peleas de perros contra jabalíes

Publicado en febrero 1, 2006 por

264


La mayoría de la gente ha oído hablar de peleas de gallos, peleas de perros y corridas de toros.
Y ahora una nueva entrada al ilegal mundo de los deportes sangrientos se ha abierto aparentemente en el sur de Florida: las peleas de perros contra pecaríes.
Se trata de pit bulls o dulldogs contra cerdos salvajes.
Y cuando se trata de una carnicería de dientes contra colmillos, los cerdos derrotan a los perros sólo en raras ocasiones.
Pero eso no amilanó a varios hombres emprendedores de organizar una tarde de perros contra jabalíes en una reserva india seminole cerca de Okeechobee.
Tomó 14 meses, pero el jueves, el largo brazo de la ley finalmente les dio alcance, enviando a los cinco a la cana -todos ellos jefes de grupos nacionales de peleas de perros contra jabalíes.
“Es un deporte sangriento muy poco conocido, que empezó hace unos 25 años, especialmente en Carolina del Sur, Mississippi, Alabama, Georgia, Texas y Florida”, según John Goodwin, director del área de peleas animales de la Sociedad Protectora de Animales de Estados Unidos.

El Jefe
Una de las detenciones claves fue la de Art Parker, de Fort Lawn, Carolina del Sur, presidente de Asociación Internacional de Presa, que se jacta de poseer su propio sitio en la red: dixiewardogs.com.
“La policía lo viene persiguiendo desde hace un tiempo”, dijo Goodwin, que espera que su detención ponga fin a la organización.
Otros detenidos son Don Matthews, de Fort Pierce; Jorge y Ariel Díaz, de Homestead; y Rick Kresley, de Alburtis, Pensilvania.
Las órdenes de detención en conexión con el evento fueron realizadas en Carolina del Sur y Pensilvania, a cargo del fiscal del condado de Glades, dijo la policía de Seminole.
La pelea de perros contra jabalíes tomó lugar el 9 de octubre de 2004, en el patio de una casa de propiedad de un indio seminole en la reserva, dijeron las autoridades.
Las peleas perro-jabalí involucran normalmente a un pit bull terrier o bulldog contra un jabalí en un rectángulo de 7.5 por 7.5 metros con un círculo exterior, sujeto por estacas de madera, en rondas de 60 segundos.
El objetivo es ver qué rápido puede el perro capturar al jabalí cuando este corre por su vida. Normalmente el perro atrapa al cerdo en cuestión de segundos.
El perro para al cerdo aferrándose con sus mandíbulas a su morro, orejas o testículos. Los animales son entonces separados con una barra de metal. Si el cerdo sobrevive, se lo devuelve al cuadrilátero para otra pelea. Si colapsa, se lo deja morir.
Los tres perros con los mejores tiempos son declarados ganadores, y sus dueños -en este caso- se reparten un botín de unos diez mil dólares.
Las peleas de perros contra jabalíes constituyen una violación de las leyes contra la crueldad contra los animales y es ilegal en Estados Unidos.
En Florida, en un delito de tercer grado punible por hasta cinco años de cárcel y una multa de cinco mil dólares. Ser un espectador de deportes ilegales es una falta, punible con hasta un año de prisión y una multa.
“Recibimos el dato de que se estaba organizando una pelea”, dijo el detective Steve López, del Departamento de Policía de Seminole, cuyo departamento contactó a las autoridades del ministerio de Agricultura.

Agentes Encubiertos
Agentes encubiertos grabaron las peleas, a los participantes y espectadores. Veintidós perros, sus dueños y al menos 14 jabalíes, dijo López.
“Los perros son adiestrados por sus dueños para pelear y atacar”, explicó Goodwin, “y los jabalíes son capturados en estados como Florida y Carolina del Sur”.
López dijo que había tomado más de un año identificar a los cinco participantes que fueron arrestados. López dijo que están pendientes al menos tres detenciones más, incluyendo una más en Florida.

[Roberto Santiago]

27 de enero de 2006

©miami herald

Etiquetado:
Posted in: Uncategorized