murió quemado vivo

Posted on julio 13, 2006 por

14


[Santiago, Chile] Salvaje muerte de Loquillo: perro ardió en llamas. Desadaptado le tiró parafina y le prendió fuego. La mascota agonizó dos semanas. El dueño teme denunciar al culpable.
Ayer, Daniola Ulloa y su hijo Leonardo cavaron con los ojos anegados de lágrimas una fosa en el patio trasero de su casa
en la población José María Caro. Esa fue la última morada de Loquillo, su perro regalón, un fox terrier que hace dos semanas ardió al ser rociado con parafina por un vecino, y que tras dos semanas de larga agonía por fin pudo descansar en paz.
“El tipo que hizo esto es una semilla de maldad. Nosotros lo tenemos plenamente identificado, pero como es menor de edad, no sacamos nada con denunciarlo. Además, si le hizo esto a un perro, quizás qué cosa sea capaz de hacernos a nosotros”, dice con amargura este comerciante.
Loquillo había llegado hace cinco años al pasaje 24 sur, en Lo Espejo, con heridas que dejaban ver a las claras que lo habían atropellado. El suegro de Ulloa lo recogió para que tuviera una muerte digna, pero el can se recuperó milagrosamente y se convirtió en el mejor amigo de la familia y en el compañero inseparable de la Sisí, con la que compartían sus días corriendo detrás de los niños del pasaje y de las pelotas de fútbol que el travieso Loquillo rompía. Ulloa cree que, justamente, esa fue la razón de su brutal ajusticiamiento.
“El Loquillo veía una pelota y la mordía hasta hacerla pedazos y yo creo que eso hizo que los niños que juegan en el pasaje le tomaran mala. La noche del 29 de junio salió a hacer sus necesidades, y se quedó afuera, porque nos olvidamos de entrarlo. De pronto un vecino vio una especie de hoguera en la puerta de nuestra casa y resultó ser el Loquillo envuelto en llamas”, cuenta apenado.

-Alcanzaron a ayudarlo entonces…

-Claro, el viejo le tiró una frazada encima, pero el Loquillo no se podía quedar quieto, corría por todos lados. Hasta que un sobrino logró atraparlo y meterlo a la casa.

-¿Lo llevaron a un veterinario?

-Le hicimos todas las curaciones porque el veterinario sale caro. Llamamos al programa La Ley de la Selva, y aunque dijeron que mandarían a un veterinario, nunca aparecieron. Ojalá que con esto la gente entienda que los animales son para quererlos y no para matarlos.
[Mauricio Palazzo]
[13 de julio de 2006]
[©las últimas noticias]

Posted in: chile, Uncategorized