los perros en cuba

Publicado en abril 30, 2007 por

9


[Cuba] Perros vagabundos pululan en calles cubanas. Más de 20 mil perros vagabundos viven a la intemperie en Cuba, amenazados por los automóviles y la violencia humana.
“El medio no les ofrece posibilidades reales de sobrevivir y procrear, la sed y el hambre les merman la salud rápidamente, sobreviven con un huesito por aquí y agua sucia por allá,
el sol implacable no les da mucha tregua y en su vagar constante se deterioran mucho”, explicó Nora García, presidenta de la ONG Asociación Cubana para la Protección de Animales y Plantas (Aniplant).
La falta de campañas masivas de educación y medidas de control alejan la solución, pese a esfuerzos aislados de organizaciones, personalidades de la cultura, clínicas veterinarias cercanas a Aniplant e instituciones estatales.
La educación ambiental en este país “no puede preocuparse más por un bosque o por un río que por un simple perro sin dueño: ambos merecen, humana y ecológicamente, la misma atención y similar conciencia de su importancia y lugar en el entramado de la vida en la Tierra”, alertó el escritor cubano Leonardo Padura.
Padura ha denunciado la impunidad con que se maltrata a los animales y ha presentado la figura del perro callejero como “un grito de alarma que, al parecer, muy pocos oyen”.
En los últimos años de crisis económica, resurgió una faceta aún más violenta de este problema: las peleas de perros. Las apuestas pueden superar los 120 mil pesos (cinco mil 400 dólares), e incluir una casa, una motocicleta o un automóvil.
En esta práctica se involucran actividades como “drogas, alimentos, películas, entrenamientos, casas de apuestas, alquiler de áreas para pelear, entrenadores… Incluso entran de otros países a lucrar aquí, y ocurre algo tan terrible como la participación de niños y adolescentes, sus principales promotores y simpatizantes”, señaló García.
Su organización advirtió a las autoridades, pero la situación sigue sin cambios.
La violencia también es cotidiana en los asilos estatales, donde se amontonan los capturados en la calle. Allí permanecen al menos 72 horas si no son reclamados, antes de morir por inyección de estricnina que les provoca una parálisis cerebral.
En Cuba no hay protección legal para estos animales.
[30 de abril de 2007]
la nación]

Etiquetado: ,
Posted in: Uncategorized