por qué se enojan los perros

Publicado en agosto 20, 2007 por

0


[Santiago, Chile] No sólo al molestar a un perro cuando duerme o cuando come, es una provocación para que nos ataque. Correr a su lado o no quedarnos quietos cuando nos quiere oler pueden ser importantes causas de mordeduras.
“Cualquier perro puede morder, hasta el más cariñoso y  de aspecto más apacible puede hacerlo, pero hay cosas que para estas mascotas son una amenaza y muchas veces nosotros no lo sabemos. Es ahí también cuando se generan mordeduras”, afirmó el Dr. Eduardo Baldrich, médico veterinario y vocero del PFI en Chile.
Si bien, por ejemplo, pisarle la cola al animal es causa segura de agresión, existen actitudes que los hombres debemos evitar por ser consideradas como amenaza y provocación ante el mundo canino.
Las personas en general sabemos que la agresividad canina puede ser motivada cuando se molesta a un perro  mientras cuida a sus crías, cuando duerme o come. Pero hay provocaciones ‘no tradicionales’ que pueden ejercer hostilidad de parte del animal. Por ejemplo, correr cerca de un perro es una manera de provocarlo. Naturalmente los perros aman perseguir y atrapar cosas y por ende no hay que darles una razón para que se pongan excitados o agresivos.
Las personas que han estado alguna vez en su vida en contacto con un perro por primera vez, saben que el acto de rigor es ser olfateado. Si un perro se acerca para hacerlo hay que mantenerse quieto ya que en la mayoría de los casos, el perro se marchará cuando determine que uno no representa una amenaza.
Mantener el control y la calma es un ejercicio de suma trascendencia al estar frente a un perro en actitud amenazadora. Esto implica permanecer quieto hasta que el perro se vaya y retroceder lentamente hasta que él esté fuera de la vista. No hay que voltearse ni correr.
Cuando vemos un perro que nos gusta en la calle y queremos acariciarlo, siempre se debe pedir permiso al dueño antes de hacerlo porque esta persona  es la que más puede saber del temperamento de su mascota. Quien está con su perro el la vía pública debe tener a su mascota con correa.
De acuerdo a información del PFI, en general las mordeduras de perro son más altas en los niños que en los adultos por lo que hay que esforzarse en enseñarles acerca de los perros y cuál es la mejor forma de socializar con ellos. Es por esto también que se recomienda tener una mascota en la casa sólo cuando los niños tengan más de cuatro años. Jamás se debe dejar a un niño pequeño a solas con un perro aunque ese animal sea parte de la familia. La mayoría de las personas son mordidas por su propio perro u otro que ellos conocen.
El Dr. Baldrich recomienda que si una persona es atacada por un perro, cayendo ésta derribada hay que enroscarse como una pelota y colocar las manos sobre la cabeza y cuello, protegiendo la cara.

Prevención desde el Primer Día
Para prevenir el desarrollo de actitudes agresivas en los perros, hay que tener una serie de consideraciones desde el día que se decide llevar a este animal al hogar, eligiendo cuidadosamente la selección de la mascota, ojalá con la asesoría de un médico veterinario.
Socializar con el perro no es sólo importante para tener un animal feliz sino que cuando se hace desde cachorro, se acostumbra a la mascota a estar cómoda entre las personas y otros animales. Entrenarlo es otra opción, dándole coordenadas básicas de obedecimiento mediante actividades divertidas que desarrollen un vínculo de obediencia y confianza, como ‘siéntate’, ‘quieto’, ‘no’ y ‘ven’. En general, se recomienda evitar los juegos agresivos como la lucha libre, golpes o empujones.
Castrar a la mascota, de acuerdo a información de la American Veterinary Medical Association, es una medida fundamental también ya que según esta institución, los perros castrados muerden tres veces menos que aquellos que no lo están.
El Dr. Baldrich del PFI asegura finalmente que “hay que mantener al perro saludable mediante el control de parásitos y la actualización de vacunas en contra de la rabia y otras enfermedades infecciosas que tienen un efecto sobre el comportamiento del perro. Debemos mantenernos alertas y conocer a nuestra mascota para poder notar por ejemplo, incomodidad o muestras de un temperamento agresivo.”
[20 de agosto de 2007]
la segunda]

Posted in: Sin categoría