la rabia en chile

Posted on diciembre 14, 2008 por

0


[Santiago, Chile] [Lo peor del caso de la protectora es que demuestra la fragilidad jurídica de las mascotas y la complicidad del estado en su abandono]. Lo leímos en La Nación:

Perros y Gatos Enfrentados a un País Que No Los Protege. La crisis de la Sociedad Protectora de Animales puso en las calles a las agrupaciones animalistas que con sus pancartas ladran por una legislación que obligue de una vez por todas a fiscalizar y penalizar los maltratos. Los dardos esta vez estuvieron en el rostro de Luis Navarro, pero las matanzas continúan. En nuestro país perros y gatos son abandonados, violados y asesinados.
Un millón y medio de chilenos están decididos a entregar su voto presidencial en las elecciones del 2009 al candidato que se comprometa con la defensa de los animales.
Esa es la consigna de los grupos animalistas desesperados por ser escuchados frente a hechos como fue la matanza de la protectora de animales del barrio Yungay.
Se organizaron en Facebook, la mayoría son jóvenes que ven en su fuerza electoral la posibilidad de generar un cambio frente al sufrimiento que observan a diario en perros, gatos, caballos, etc.
El viernes en el centro de Santiago llegaron 500 a marchar. Están hartos de gritar por una justicia que no llega porque las matanzas y los abusos persisten.
Con globos negros, bombos, velas y una estética de funeral caminaron con los perros que deambulan en el Paseo Ahumada. De lejos el grupo parecía estar de fiesta, las jóvenes se pintaron la cara como gatitas; los niños llevaron a sus sanas mascotas como para dar el ejemplo y una que otra mamá apareció con un peluche simbólico elevándolo al cielo exigiendo un buen trato.
Pero a la misma hora en Rancagua Nélida Franco de la población Centenario denunciaba la muerte de siete perros, tres gatos y aves cerca de su casa.
“Nunca había visto algo así en esta población, los mataron a las dos de la mañana en un potrero, no sabemos quién fue”, contó la pobladora que además juntó a sus vecinas para ofrecer una recompensa a quien entregue datos del responsable.
Sergio Aravena, secretario de la protectora de animales Acción Social de la misma ciudad, ha visto que el abuso ha llegado a niveles sádicos y esta situación se suma a un sinnúmero de denuncias: “Hemos visto perritas y perros violados por sus dueños, otras que las cosen para hacer rituales satánicos, otros que les dan una pateadura de pura maldad”.
La zoofilia es una práctica que suma adherentes y que se esconde entre las sábanas y la alfombra de mentes perturbadas. Según el Colegio de Veterinarios, en el campo hay más perros que niños, pero duermen todos juntos en la misma cama.
Las penas que puede tener un maltratador en nuestro país son nulas, y los seremis sólo actúan cuando están frente a la presencia de focos de rabia. Francisco Chahuán, uno de los diputados (RN) que ha seguido la lucha por promulgar la Ley de Protección de Animales espera que se le dé suma urgencia al proyecto que está congelado en el Senado hace once años.
Según él es necesario hacer unas correcciones, como, por ejemplo, reponer la figura de abandono a maltrato animal, establecer a personas naturales para poder presentar querellas, eliminar del Código Civil la frase relativa de que los animales son cosas o muebles corporales, y que el ente fiscalizador sea la Conama, no otra entidad.
El abogado Pablo Peñaloza, director Área Legal de la Coalición para el Control Ético de la Fauna Urbana (CEFU), indicó que la protectora cobraba hasta 40 mil pesos por cada animal entregado, los que terminaban siendo exterminados semana a semana, jugando con la fe pública de las personas que confiaban el cuidado de las mascotas que ya no podían mantener o que encontraban abandonadas.
El profesional dice que es mucha la gente que pagó para dejar a sus mascotas en la protectora  y que hoy se han acercado a él solicitándole ayuda legal. “Estamos pidiendo que todas las personas que viven una situación similar se acerquen a CEFU para representarlas a través de una querella criminal por estafa”, indicó.
El doctor Fernando Álvarez, vicepresidente del Colegio de Veterinarios de Chile, describe que el problema es educativo: “El chileno es irresponsable y eso se deriva de la ignorancia, es muy común que dejen a sus mascotas botadas cuando se cambian de casa a un departamento. Nadie recoge las cacas de sus perros cuando los pasean por los parques y las municipalidades no han logrado controlar la reproducción”. Hay buenas intenciones pero el trato sigue siendo miserable.

Luis Navarro, Malo como La Quintrala
En la calle Root, ubicada justo detrás de la Posta Central, en la casa número 455 vive el contador Luis Navarro hace seis años. Hasta ahí llegaron los defensores a funarlo, actividad que incentivó que el vecindario saliera a la calle y comentara que el ex candidato a concejal por Santiago por el PRI era un tipo prepotente, sinvergüenza, que no trabajaba, pero con un buen pasar económico: acaba de adquirir una moto de 10 millones de pesos, tiene una micro, dos autos y tres casas, una de ellas donada por una benefactora, avaluada en $50 millones y que el martes será objetivo de una querella para que el inmueble vuelva a ser parte del inventario de la protectora y no de sus bienes personales.
Rodrigo Cabrera, uno de sus vecinos, dijo que hasta la gata Filomena de Navarro no la vieron nunca más. Otros vecinos cuentan que un día llegó un rotweiler a la cuadra. El animal recibía la atención de todos hasta que El Quintralo, como le dicen sus adversarios, se lo llevó a la protectora para darle mejores cuidados. Pasaron los meses y la circunstancia de la matanza en el barrio Yungay trajo de vuelta el rostro del can regalón. “Lo vimos moribundo en la tele”, dice uno de los vecinos que confió en que Luis Navarro realmente se lo llevara para darle un mejor pasar.

Perreando con las Cifras
El último conteo de perros que se realizó en la Región Metropolitana es del año 2003 y aclaró que hay un perro por cada 6,4 habitantes.

Aquí los guarismos: el universo perruno es de 1.117.192 perros; 214. 933 salen a la calle; un 52,4% son perros callejeros que tienen dueño y salen a la calle; el 21,85 son vagabundos, sin dueños; el 17,78 son perros supervisados, salen a la calle con sus dueños; un 8,93 son perros de vecindario. No tienen dueño, pero el barrio se preocupa de ellos.

Las denuncias por mordeduras son de 26 mil al año.

$25 mil mensuales en promedio cuesta la mantención de una mascota casera.

Hay 35 escuelas de veterinaria que imparten la carrera y sólo 7 están acreditadas. Se forman veterinarios sin certeza de calidad profesional.

Los profesionales pueden recibir un salario de $200 mil y $400 mil pesos.

20 kilómetros al día camina un perro vagabundo.

Una de cada 10 dueños que pasean a su perro recoge la caca de su mascota y la bota en un basurero.

La Sociedad Protectora de Animales mataba 50 animales en promedio a la semana.

Las grandes matanzas de los últimos tiempos son las cometidas en la USACh que, en dos oportunidades, han realizado eliminación de perros que ya suman 90 perros muertos y durante el cambio de mando de la presidenta Bachelet fueron exterminados 30 perros que merodeaban el Palacio de La Moneda por orden de la autoridad sanitaria.

En la calle Root, ubicada justo detrás de la Posta Central, en la casa número 455 vive el contador Luis Navarro hace seis años. Hasta ahí llegaron los defensores a funarlo, actividad que incentivó que el vecindario saliera a la calle y comentara que el ex candidato a concejal por Santiago por el PRI era un tipo prepotente, sinvergüenza, que no trabajaba, pero con un buen pasar económico: acaba de adquirir una moto de 10 millones de pesos, tiene una micro, dos autos y tres casas, una de ellas donada por una benefactora, avaluada en $50 millones y que el martes será objetivo de una querella para que el inmueble vuelva a ser parte del inventario de la protectora y no de sus bienes personales. Rodrigo Cabrera, uno de sus vecinos, dijo que hasta la gata Filomena de Navarro no la vieron nunca más. Otros vecinos cuentan que un día llegó un rotweiler a la cuadra. El animal recibía la atención de todos hasta que El Quintralo, como le dicen sus adversarios, se lo llevó a la protectora para darle mejores cuidados. Pasaron los meses y la circunstancia de la matanza en el barrio Yungay trajo de vuelta el rostro del can regalón. “Lo vimos moribundo en la tele”, dice uno de los vecinos que confió en que Luis Navarro realmente se lo llevara para darle un mejor pasar.

[La foto muestra la manifestación del viernes 12 de diciembre contra el maltrato animal.  Luego los manifestantes atacaron las oficinas de la sociedad protectora].

[Carmen Sepúlveda]
[14 de diciembre de 2008]
la nación]

Posted in: Uncategorized