en peligro áreas sin correa

Posted on diciembre 11, 2011 por

1


[San Francisco, California, Estados Unidos] [Porque algunos creen que hay demasiados perros, otros proponen hacerle la vida difícil a ellos y a sus dueños con el objetivo desincentivar la tenencia de canes. No se trata de perros de la calle sino de perros con dueño. Incomprensible e irracional ataque contra los amigos de los animales.]

[Scott James] Ayuntamiento prepara medidas para hacer frente a creciente población canina. San Francisco tiene ahora más perros que niños y el ayuntamiento está considerando nuevas medidas para controlar sus actividades.
Digamos que es un signo de los tiempos: en restaurantes en San Francisco están apareciendo volantes con el texto: “No Se Admiten Animales” con grandes letras rojas y una imagen de un perro en un círculo con una línea cruzándolo. Llevan el sello oficial del ayuntamiento y del condado.

Sheldon Lew, inspector del Departamento de Salud Pública, creó un llamativo letrero hace alrededor de un año después de oír historias de restaurantes y tiendas de abarrotes sobre personas que se hacían acompañar por perros difíciles de controlar y no preparados para tareas de servicio, lo que es una violación de las leyes del estado.
“Querían algo del Departamento de Salud”, dijo Lew.
Los volantes, que según Lew no son obligatorios, son cada vez más populares en restaurantes, una indicación de las crecientes tensiones sobre la enorme población canina de la ciudad.
En realidad, el número de canes, al menos ciento veinte mil, es ahora mayor que el número de niños, cuyas filas bajaron de 112 mil a 107 mil en los últimos diez años, de acuerdo a cifras del censo de 2010.
Hoy se están considerando nuevas reglas que pueden hacer la vida más difícil para los perros, influyendo dónde juegan, si están bien o mal cuidados y dónde viven.

-El Comité de Usufructo del Suelo y Desarrollo Económico de la Junta de Supervisores considerará esta próxima semana un proyecto de ley que regulará a los paseadores de perros profesionales, una industria que ha florecido con el auge de los perros, pero que también ha provocado quejas por el daño a los parques, donde frecuentemente los dueños sueltan a sus perros.

-Se espera que las propuestas avancen en 2012 para el Área Recreativa Nacional Golden Gate -un parque nacional dentro de la ciudad que incluye Crissy Field, Fort Funston y Ocean Beach – que reduciría enormemente las zonas donde los perros pueden pasear sin correa, debido al impacto de los perros sobre los hábitats naturales y otras especies.

-Un plan similar del Departamento de Recreación y Parques de San Francisco para proteger “áreas naturales” en parques de la ciudad también está avanzando, lo que podría reducir el espacio existente para perros sin correa en un catorce o más por ciento.

-Y el repentinamente difícil mercado de departamentos de la ciudad, los alquileres que permiten a perros son cada vez más raros. Como resultado, se espera que los amigos de los perros intervengan ante las autoridades de la ciudad este próximo año para cambiar las leyes que regulan el mercado de las viviendas de alquiler para borrar la propiedad ilegal de un perro como “causa justificada” para el desalojo, en lo esencial permitiendo que los arrendatarios violen los contratos y tengan perros, incluso si firmaron contratos en los que se comprometen a no tenerlos. Los caseros muy probablemente resistirán un cambio semejante.

“Cada vez más gente quiere tener mascotas”, dice Bruce Wolfe, presidente de DogPAC, un comité de acción política a favor de los perros, que respalda los cambios a la ley de alquileres.
Se estima que un tercio de los hogares de San Francisco tiene perros, lo que quiere decir que dos tercios de hogares no los tienen. Sin ninguna duda, la ciudad está sufriendo un periodo de ajuste tratando de satisfacer a los dos grupos.
“Lo que ocurre con los cambios sociales es que vives una reacción”, dijo Sally Stephens, presidente del Grupo de Dueños de Perros de San Francisco, una organización sin fines de lucro que promueve la tenencia responsable de perros.
“Hay gente que no entiende el lugar de nuestros perros en nuestra comunidad”.
Stephens dijo que debido a que tantos residentes de San Francisco son recién llegados, y a menudo solteros, los perros se han convertido en un poderoso vínculo de personas que de otro modo se encuentran solas. “Es asombroso cómo el perro del parque conecta a la gente” dijo.
Stephens reconoció que algunos perros eran maltratados.
Cuando le conté sobre un incidente reciente en que vi a un perro comiendo de una estantería en Safeway mientras su dueño lo contemplaba pasivamente, dijo que episodios como esos habían sido causa de animosidad hacia los perros. Sin embargo, dijo que esos problemas eran raros.
Pero muchos de los inminentes conflictos, especialmente en relación con los parques, muestran que el aumento de la tenencia de perros ha chocado con uno de los principios más venerados de la ciudad: el aprecio del paisaje natural. Los esfuerzos para conservar los hábitats nativos y sus especies se remontan a varias décadas, antecediendo la actual moda por los perros.
Pero mientras el ayuntamiento desempolva planes para reducir las áreas sin correa en los parques de la ciudad, también parece dispuesto a complacer a sus residentes caninos. Se agregarán áreas de juego para perros en lugares nuevos, como Rincon Hill, antiguamente una desolada parte de SoMa que ha sido urbanizada recientemente como un área residencial (los perros llegaron con la gente).
Es un indicio de que, pese a los signos cada vez más numerosos de un retroceso, los perros todavía tienen montones de influencia.
“La comunidad perruna es un factor económico en esta ciudad”, dijo Wolfe. “Las tiendas de mascotas no están cerrando”.
[Scott James es periodista de televisión y novelista, ganador de un Emmy. Vive en San Francisco.]
11 de diciembre de 2011
11 de diciembre de 2011
©new york times
cc traducción c. lísperguer