cavernícolas en la tele

Posted on marzo 6, 2013 por

1


[Matemos a los perros es el idiota mensaje de un ignorante. Lo lamentable es que televisión y prensa se presten para otorgarles tribunas a estos agentes del mal. Pero no acechan solamente en el animalismo (suena inverosímil, pero hay, ejem, animalistas que predican igualmente el asesinato de mascotas en situación de calle), sino también en ámbitos como el de la alimentación].

[Claudio Lísperguer] Este es la irritante primera plana de La Estrella de Valparaíso de hoy, 6 de marzo de 2013. Por enésima vez, la prensa se convierte en portal de proposiciones derechamente estúpidas: matemos a los perros que sobran. Qué importan las decenas de mediciones y estudios que demuestran la inutilidad de la matanza, con respecto al fin que dicen que busca; qué importan las reflexiones filosóficas y éticas, que condenan estas iniciativas demoníacas. ¿Qué busca un programa de televisión cuando ofrece tribuna a personajes como el de la nota, profundamente ignorante, intensamente estúpido? Y estos demonios están siempre al acecho. Cuando crees que has publicado o difundido el estudio serio que echa por tierra proposiciones burdas como estas, pumba, vuelven a asomar con sus mensajes de odio y muerte: matemos a los perros. Y nos obligan estos pequeños demonios a volver a repetir todo lo que pensábamos que era cosa sabida, y a tener que argumentar y acaso convencer a los débiles que caen en sus alegatos ínfimos, y perder el tiempo. Es como estar en el infierno.
Y nos atacan no solamente en el animalismo. También en otros ámbitos. Hace unas semanas miré un programa de cocina en la televisión española. Y oí con horror que la experta en nutrición decía cosas como esta: “La proteína vegetal es mala. Si se puede evitar, evítela”. Respondía una persona, por teléfono: “Pero, ¡cómo! Siempre nos han dicho que la proteína vegetal es buena”. Falso, mentiras, gritaba la profesional. “La única proteína buena es la de la carne”. En el programa, el cocinero estaba preparando lentejas. La nutricionista decía que lo mejor era comerlas con chorizo, porque el chorizo tenía muchas proteínas, y mientras más sangre tuviera, mejor, porque la sangre era muy nutritiva. Si pudiera agregarle un poquitín de tocino o de cuero de cerdo, mejor. ¿Y las enfermedades cardiovasculares, el exceso de grasa, la artritis, los problemas cardíacos? Todas mentiras, replicaba la experta. Su recomendación para alimentarnos mejor era: coma más carne, más grasa, más leche y más quesos, y menos verduras y frutas, que aportan muy poco a la alimentación.
Lo peor es que no estaba teniendo una pesadilla: estaba viendo un programa en un canal que ven millones de personas en todo el mundo. Tampoco era un programa circense con una señora payasa. Ni era un programa para vampiros, dráculas y hombres lobo. Era un programa sobre nutrición con una señora que se presentaba como profesional.
¿Qué pasa con los directores de programas? ¿No tienen coco? ¿O les paga la industria de la carne?
6 de marzo de 2013
cc lisperguer