marihuana médica para perros

Posted on marzo 20, 2013 por

0


[Estados Unidos] [¿Deberíamos legalizar la marihuana médica para mascotas? El cannabis alivia el dolor y el sufrimiento en los perros, pero la mayoría de los veterinarios no quiere saber nada de ella.]

[Julia Szabo ] Christine L., de Nevada, extraña a Sampson, un Rottweiler, que falleció el 20 de noviembre de 2012 de una rara forma de cáncer a la sangre. “En 2010, entre los vómitos y la diarrea, estaba perdiendo un kilo de peso al día”, recuerda. Incapaz de pagar una quimioterapia, se sintió impotente cuando vio a su mejor amigo perder 29 kilos, menos de tres cuartos de su peso ideal.
Entonces Christine se topó con un polémico remedio casero a base de hierbas que dice que mejoró enormemente la calidad de vida de su perro. Está agradecida de que, en su último año, Sampson volvió a pesar sus robustos 49 kilos y vivió sin los extenuantes dolores que lo habían acosado. Mientras que antes Sampson había estado demasiado débil como para caminar, casi de un día para otro había recuperado su juventud. “Era nuevamente un cachorro, feliz y juguetón”, recuerda Christine. “Trotaba en casa todo el día con sus juguetes en la boca, y quería que los lanzáramos lejos para ir a recogerlos”.
¿El nombre del polémico remedio a base de hierbas que tomó Sampson? Marihuana.
Inspirada por informes de que la marihuana médica ayuda a pacientes humanos de cáncer, Christine empezó a investigar online. ¿Con qué palabras buscó? “Cómo administrar cannabis a un perro”. Christine –que no es una usuaria recreativa de cannabis- estaba al principio temerosa de dársela a su perro debido a los comentarios negativos que había oído sobre la planta. Pero después de dar a Sampson cogollo de marihuana mezclado con aceite de coco virgen (que el Rottweiler lamía encantado), observó casi de inmediato una enorme diferencia en la actitud del perro.
“La marihuana le salvó la vida a mi perro”, dice. “Lo libró de estar siempre al borde de la muerte”.
Desde la muerte de Sampson, Christine se consuela ayudando a otros en una situación similar. Encontró online al doctor Doug Kramer, cuya misión es mejorar la calidad de vida de las mascotas prescribiendo dosis seguras y efectivas. Conservador, Kramer, un pulcro californiano no usa él mismo marihuana por motivos recreativos ni propósitos médicos. Su objetivo, dice, es “proporcionar cuidados paliativos y prevenir sobredosis accidentales que pudieran resultar de los bien intencionados esfuerzos de los dueños para aliviar el dolor y sufrimiento de sus mascotas”.
La inspiración de Kramer es Nikita, su adorado Husky, que murió después de una larga guerra contra el cáncer. Después de estudiar las investigaciones más recientes sobre la marihuana, decidió elaborar una tintura casera y vio de primera mano cómo recuperó el apetito de Nikita y le permitió disfrutar a tope de sus últimos meses.
Tras la muerte de Nikita, Kramer resolvió emplear la marihuana médica para el tratamiento de enfermedades de mascotas. Se ha convertido en un declarado partidario del control del dolor en los animales y ha fundado una consulta veterinaria, la Enlightened Veterinary Therapeutics, que se especializa en cuidados paliativos para pacientes terminales.
Por hacer lo que hace, Kramer arriesga su reputación profesional y corre el peligro de ser enviado a la cárcel. Los veterinarios no pueden prescribir marihuana médica a sus pacientes; es ilegal porque el cannabis está definido como una droga dura por la Administración de Alimentos y Fármacos, FDA.
“Para mí fue fácil tomar una decisión”, dice. “Me niego a condenar a mis pacientes a una vida miserable a cambio de mi propia preservación o temores sobre lo que podría pasarme a consecuencia de mis acciones. La Primera Enmienda de la Constitución garantiza mi derecho a la libertad de expresión. Este es simplemente un problema de bienestar animal. Quedarse callado sería una clara violación del juramento veterinario que presté cuando fui admitido a la profesión”.
Con suficiente apoyo del público general y de las comunidades médicas, la legalidad de la marihuana podría cambiar. Sin embargo, pese a las numerosas evidencias científicas sobre las potentes propiedades analgésicas de la hierba –más las crecientes evidencias anecdóticas de dueños de perros que han usado con éxito la marihuana médica-, los veterinarios tradicionalistas quieren erradicar la marihuana, basándose en los riesgos de sobredosis y los efectos cancerígenos indirectos del humo de la hierba.
El veterinario de Ohio, Neal J. Sivula, explica: “Me siento muy frustrado por la falta de interés de los veterinarios en explorar esta planta potencialmente útil –excepción hecha del doctor Kramer. La mayoría de los veterinarios no han seguido los cambios en las cepas genéticas de la marihuana médica. La mayoría ve a la marihuana médica en términos de lo que se puede comprar para su uso legal y no han investigado qué cepas se han desarrollado con el fin de aliviar el dolor y las náuseas, y estimular el apetito con efectos secundarios mínimos para las personas”.
Aunque es comprensible que los veterinarios frunzan el ceño a la hora de compartir la hierba con las mascotas en su uso recreativo, cuando la marihuana es administrada oralmente a través de una tintura, en dosis precisas prescritas por un veterinario con el propósito de aliviar dolores insufribles, se elimina el riesgo del humo, y la hierba hace más bien que mal. Además, el cannabis no afecta negativamente al hígado, lo que sí hacen muchos medicamentos. Es por eso que por cada veterinario que se opone a la marihuana, hay otro dispuesto a intentarlo –una vez que se legalice.
La doctora Sue Boynton, de Santa Rosa, California, espera que –como otros numerosos tratamientos utilizados para ayudar a pacientes humanos, desde la homeopatía hasta la terapia y oxigenación hiperbárica- la marihuana médica pueda ser usada pronto legalmente como una opción de tratamiento para mascotas.
“He visto un montón de animales con cáncer, y los trato con la quimioterapia convencional”, dice Boynton. “Hago todo según el diagnóstico: ultrasonido, radiología, quimioterapia. Uso todo para ver qué pasa con mis pacientes. Pero también quiero agregar otros métodos, como las hierbas chinas o la homeopatía, porque pienso que la medicina alternativa tiene mucho que ofrecer. ¿Por qué no es la marihuana una opción para las mascotas, cuando se sabe que es una opción para pacientes humanos?”
Sivula recuerda a un perro con artritis crónica que estaba siendo medicado con marihuana por su dueño después de que fracasaran los tratamientos tradicionales. La marihuana médica estaba aliviando el malestar del perro.
“Los clientes la han pedido durante años, pero el interés ha crecido desde que la marihuana médica fuera legalizada en algunos estados”, dice Sivula. “Como veterinarios, la única discusión que tenemos sobre la marihuana médica es con respecto a la toxicidad de las dosis; debido a que es considerada droga dura, ni siquiera podemos investigar si se puede usar con seguridad en animales. El tema es que tenemos que lograr que el FDA vuelva a clasificar la marihuana médica para que podamos estudiarla”.
¿Qué cree usted? ¿Se debería legalizar la marihuana para los perros? ¿La usaría usted con su perro?
20 de marzo de 2013
25 de febrero de 2013
©dogster
cc traducción @lísperguer