cerca de la solución del misterio

Posted on mayo 16, 2007 por

1


[Estados Unidos/China] Veterinarios están cerca de dar una respuesta a interrogantes sobre el alimento contaminado. Veterinarios toxicólogos han estado diciendo que la melamina sola no podría causar la muerte de las mascotas. La melamina contaminó el gluten de trigo y la proteína de arroz importados de China, que se constató en más de cien marcas de alimentos para mascotas que fueron retirados del comercio.
Sin embargo, de acuerdo a informes en revistas veterinarias, la melamina, usada en Asia para la fabricación de fertilizantes y plásticos duros, aunque no debería aparecer de ninguna manera en los alimentos, tampoco debería ser letal.
Los toxicólogos han estado buscando una explicación de por qué el alimento contaminado enfermó o mató a tantas mascotas, y están finalmente empezando a resolver el misterio.
En los alimentos para mascotas contaminados también se encontró ácido de cianuro, utilizado en el proceso de cloración de las piscinas. El laboratorio de patología de la escuela de veterinaria de la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad de Guelph, Ontario, Canadá, contribuyó al descubrimiento (junto con la Administración de Fármacos y Alimentos). Análisis recientes revelaron que cuando la melamina se combina con ácido de cianuro, en la orina de los gatos y de las mascotas que murieron o enfermaron tras consumir alimentos contaminados se forman o formaron los distintivos cristales. El doctor Brent Hoff, patólogo veterinario y toxicólogo veterinario del Laboratorio de Salud Animal de la Facultad de Medicina Veterinaria de Guelph, dice: “No hay ninguna duda de que la melamina y el ácido de cianuro forman los cristales idénticos que hemos estado buscando, pero todavía no sabemos qué provoca la muerte de las células. Algunos de mis colegas están seguros de que existe otra explicación de eso”.
De cualquier modo, nadie puede defender que se encuentre ácido de cianuro y melamina en el alimento para mascotas. Y la pregunta de cómo llegaron ahí sigue sin respuesta. Hoff especula que el ácido de cianuro abulta los niveles de nitrógeno, que entonces produce resultados que indican niveles fraudulentamente más altos de proteínas en el alimento para mascotas. Informes recientes en la prensa sugieren que los chinos lo hicieron intencionalmente como una manera de reducir los costes, y lo han venido haciendo durante años.
Así que, ¿cuál es la verdadera historia de cómo la melamina y el ácido de cianuro llegó al alimento para mascotas? ¿Y son las compañías norteamericanas culpables?
“Deberíamos saberlo, pero no lo sabemos”, dice el senador Dick Durbin (demócrata de Illinois) en una conversación por teléfono. “Tenemos un montón de tratados comerciales [con los chinos]. Les vendemos un montón de productos y les compramos un montón de productos. Pero nadie nos pide que suspendamos nuestras normas de salud y seguridad; esa es una de las cosas que los tratados comerciales no pueden borrar. Cuando les llamé [a los representantes del gobierno chino] y pregunté por qué no entregaban a tiempo visados para los inspectores de la AFA [para que revisen las instalaciones], dijeron que el funcionario encargado se había marchado. Esa, para ser honesto, es una mala excusa”.
Durbin dice que en una conversación hace poco con el embajador chino, “me dejó en claro que los artículos de que se trata [gluten de trigo y proteína de arroz contaminados] no estaban destinados al consumo, ni animal ni humano. Dijo que eso era claramente parte de la declaración de carga. Eso fue nuevo para mí. Y todavía no lo hemos verificado”.
Durbin dice que en última instancia Estados Unidos es responsable de sus propios alimentos, tanto humanos como para mascotas, no los chinos ni nadie más. Ha presentado un proyecto de ley nuevo sobre seguridad de los alimentos, con la representante Rosa DeLauro (demócrata de Connecticut) (Ley de Seguridad Alimenticia -S. 654 y H.R. 1148 en el Senado y la Cámara respectivamente).
“No hay motivos para creer que esto [lo que ocurrió con los alimentos contaminados] no pudo haber pasado con alimentos para humanos”, agrega Durbin. “Cuando piensas que la AFA revisa uno de cada cien embarques [con alimentos] que llegan a Estados Unidos, es posible que en alguno de esos 99 esté pasando algo terriblemente mal. He estado preocupado por la seguridad de los alimentos durante un buen montón de tiempo”, dice. “Es penoso que tengamos que aprender de este modo, con la muerte o enfermedad de tantas mascotas”.
De acuerdo al Centro para la Prevención y Control de Enfermedades estadounidense, 76 millones de personas sufren envenenamiento alimenticio al año, 325 mil son hospitalizadas y cinco mil de estas, mueren. Nadie sabe (y probablemente no se sabrá nunca) cuántas mascotas (la mayoría gatos) han muerto como consecuencia del estallido del escándalo sobre el alimento para mascotas contaminado. El doctor Brent Hoff, de la Universidad de Guelph, Ontario, Canadá, sugiere que el final total será de unas cien muertes en Canadá y varios cientos en Estados Unidos. dice que los informes sobre miles de muertes de mascotas en Estados Unidos son probablemente exagerados.
Sin embargo, como resultado de retiros nacionales no solamente de alimentos para mascotas, sino también de alimentos para humanos en los últimos años, incluyendo cerdo, espinaca y crema de cacahuetes contaminados, el senador Dick Durbin y la representante Rosa DeLauro han presentado un proyecto de ley para revisar y poner al día el sistema de seguridad alimenticia del país.
Las siguientes sugerencias se han incluido en la propuesta Ley de Seguridad Alimenticia:

-Otorgar a la Administración de Fármacos y Alimentos la autoridad para retirar del comercio alimentos contaminados o peligrosos -autoridad con que la agencia no cuenta actualmente, dependiendo de que la industria retire voluntariamente los productos de las tiendas.
-Crear un sistema de notificación preciso para los alimentos retirados para humanos y mascotas. La ley faculta a la AFA a trabajar con veterinarios y otros profesionales para difundir información sobre la contaminación del alimento para mascotas.
-Mejorar la capacidad de la AFA para regular la importación de productos alimenticios. Los cargamentos de substancias alimenticias contaminadas de China no fueron revisados por la AFA. De hecho, la AFA revisa sólo un uno por ciento de todos los alimentos importados. Actualmente la AFA no certifica que los socios comerciales respeten normas de seguridad alimenticia que sean al menos equivalentes a las de Estados Unidos. El proyecto facultaría a la AFA a iniciar un programa de certificación con los socios comerciales que exporten a Estados Unidos. Los sistemas de seguridad e instalaciones extranjeras deberían ser revisadas por la AFA previamente a la certificación. El secretario debería tener autoridad para revocar las certificaciones y rechazar la importación si hubiese un riesgo para la seguridad pública.
-La exigencia de que las compañías lleven archivos y los hagan accesibles a la AFA. Esta disposición impediría los atrasos en el seguimiento de alimentos contaminados. En el caso de la crema de cacahuetes contaminada este invierno pasado, un informe de la AFA mostró que se negaron documentos a los inspectores.

Durbin concuerda con las sugerencias de este periodista de que aparte de una página en la red (que sea fácil de navegar y precisa), se debe crear un teléfono gratuito en el que los consumidores sean informados sobre los retiros de alimentos. El teléfono debería funcionar 365 días al año, 24 horas al día, ofreciendo información actualizada sobre retiros de alimentos para la gente sin acceso a internet o que encuentran difícil navegar en la red. Los consumidores podrían incluso llamar a este número desde celulares cuando, haciendo compras, no estén seguros sobre la seguridad de algunos productos.
Otra sugerencia: Multar a los comerciantes minoristas que no retiren con prontitud los alimentos contaminados. Quizás, además de pedir a los comerciantes que se cercioren de que las máquinas de escáner no autoricen los alimentos para humanos o mascotas retirados. Este procedimiento podría ser ampliado para incluir juguetes, fármacos y otros artículos retirados. Durbin calificó estas sugerencias de muy razonables. “Hacen sentido. Es difícil imaginar hoy en día y en la época de los códigos de barra y escáneres, que no podemos impedir la venta de un producto una vez que ha sido desautorizado”.
Por supuesto, lo que preocupa a los dueños de mascotas es el futuro. ¿Qué comprar? Hoff llama a los dueños de mascotas a no renunciar a los alimentos para mascotas fabricados (aunque, de momento, hay que seguir siendo cuidadoso). Expresó su preocupación sobre la viabilidad de que los dueños de mascotas combinen el alimento para sus mascotas en la cocina, así como sobre las dietas de alimentos crudos.
“Después de un accidente de avión, la industria se supera y continuamos volando”, dice Durbin. “Hemos tenido un accidente de avión, pero soy optimista y creo realmente que tendremos, como resultado, alimentos para mascotas más seguros”.
Durbin agrega: “A fin de cuentas, creo que los artículos que se venderán en Estados Unidos serán más seguros [alimentos para humanos y para mascotas]. Desgraciadamente, hemos tenido que pasar por un montón de dolor y angustia para llegar a este momento. Pero creo que los fabricantes entenderán que en el futuro tienen que ser mucho más cuidadosos con sus productos. También significa que la Administración de Fármacos y Alimentos tiene que hacer mejor su trabajo. Realmente tienen que entender que cuando hay una contaminación de cualquier tipo en esos cargamentos, esta puede poner en peligro tanto los alimentos para humanos como para mascotas”.

[Se puede escribir al autor a Tribune Media Services, 2225 Kenmore Ave., Suite 114, Buffalo, NY 14207]

[Steve Dale]
[E-mails a PETWORLD(at)AOL.com, con su nombre, ciudad y estado].
[www.stevedalepetworld.com]
[16 de mayo de 2007]
[2 de mayo de 2007]
[©mcclatchy-tribune information services]
los angeles times]
[viene de mQh]

Posted in: Sin categoría