cocinando para los chuchos 2

Posted on mayo 18, 2007 por

3


El miedo al alimento para mascotas contaminado pone a la gente a cocinar para sus chuchos. Heide Winings calienta la carne molida cruda en el microondas, le agrega zanahorias cortadas en tiras, queso y un huevo frito y lo sirve como desayuno a sus cuatro perros, que la rodean resollando y lloriqueando por un bocado.
Como un creciente número de dueños de mascotas, Winings prepara para sus perros una dieta natural
que piensa que cuesta unos cuatrocientos dólares al mes, en comparación con los 250 que gastaba antes de pasarse a la comida cruda.
La dieta de Winings es una de las varias dietas alternativas para mascotas que han ganado nuevos adherentes desde el retiro masivo de alimento para mascotas contaminado, que se cree es el responsable de la enfermedad y muerte de miles de gatos y perros.
“Existe una diferencia en cómo disfrutan de la comida”, dice Winings, 53, que vive en el enclave de Tower Lakes en Barrington, con su marido y dos hijos. “Les encanta. Esa mezcla les entusiasma”.
Winings recuerda a la gente comprando bolsas con sobras de carne en la carnicería en Alemania, donde nació, y hace cuatro años decidió poner el recuerdo en práctica. Fue un éxito inmediato.
Más tarde en este día de primavera, piensa cocer batatas, las que servirá con callos crudos, mozzarella y queso blanco grumoso a la hora de la cena a sus perros -un beagle, un perro salchicha y dos leonbergers, una desgreñada raza que puede llegar a pesar hasta 67 kilos.
Las elegantes boutiques y tiendas de alimentos para mascotas de todo Chicago y en el campo informan sobre aumentos en las ventas de entre un treinta al cincuenta por ciento desde que empezara el retiro de alimentos para mascotas el 16 de marzo.
Los consumidores se desesperan por encontrar opciones más seguras ante la creciente lista de alimentos retirados que ahora sobrepasan las doscientas marcas.
Están aquellos que preparan y venden trozos de carne cruda -desde cabra hasta conejo- , que están haciendo horas extras, contratando a más personal y explicando los beneficios a un cliente tras otro.
Los que prefieren el alimento crudo (<i>raw feeders</i>, como se llaman a sí mismos) dan a gatos y perros generalmente huesos con carne crudos, menudencias y frutas y verduras frescas. La dieta imita los hábitos alimenticios de los animales en estado natural, ya que sus seguidores dicen que el alimento crudo retiene mejor los nutrientes.
Los practicantes discuten sobre cómo alimentar mejor a sus animales, y algunos, como Winings, calientan el alimento e incluso agregan una taza de caras croquetas, o aliñando con guarniciones cítricas y cilantro picado y una pizca de ajo, una cena de por sí elaborada. Otros les dan pollos enteros, conejos, e incluso ratones vivos.
“Hemos estado muy ocupados y parece que la demanda crece con los días a medida que la gente adquiere conciencia”, dice Peter Moolhuizen, un vendedor de carne y criador de conejos de Michigan, que dice que sus negocios se han más que duplicado desde que se empezara a retirar el alimento para mascotas del comercio.
Moolhuizen vende más de nueve mil kilos de carne al mes, a unos dos mil clientes en todo el país.
En Honest Kitchen, de California, que produce una línea de alimentos crudos deshidratados de calidad humana, la propietaria Lucy Postins dijo que tras el retiro de alimentos para mascotas había recibido como nuevos clientes a 52 tiendas, en comparación con los quince nuevos clientes normales por mes.
“Es un modo terrible de hacer negocios, pero hemos tenido un enorme aumento en las últimas semanas”, dijo Postins. Los dueños de mascotas ensalzan los beneficios para la salud de sus animales, incluyendo sus dientes centelleantes, el pelo más brillante, menos alergias y trastornos de la piel. Dicen que el alimento para mascotas comercial incluye demasiados granos.
“Los perros o gatos persiguen a conejos o pájaros”, dice Karen Rivera, 63, empleada de una compañía de teléfonos en St. Charles, que después del retiro de alimentos del mercado puso a sus dos collies en una dieta de alimentos crudos.
“Pero no persiguen nunca a una mazorca de maíz o una hamburguesa de arroz. Sí, eso hace sentido”.
A Rivera le gusta chamuscar la carne en un pan, agregándole quizás una pizca de ajo, “porque los pone un poco más excitados”, antes de servirlos a cada perro en un cuenco sobre un mantel roto extendido en el suelo.
Alguna gente, incluyendo a Kelly Swanson, profesora asistente de ciencias animales en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, desconfía de la dieta de alimentos crudos, especialmente por la posible propagación de bacterias.
Swanson, que enseña nutrición animal a estudiantes de veterinaria, dijo que se conocen un par de casos en que dueños de mascotas han contraído infecciones de salmonela durante la preparación de alimentos crudos. Agregó que perros y gatos tienen sistemas digestivos más fuertes que el de los humanos y no corren el riesgo de infecciones por consumir alimentos crudos.
La mayor parte del alimento para mascotas comercial es “muy saludable y nutritivo”, dijo, rechazando la idea de que ella y otros en su terreno sean leales a las compañías de alimentos para mascotas porque estas financian sus investigaciones.
Muchos de los que prefieren los alimentos crudos han investigado el asunto, pero Swanson dijo que está preocupada y no quiere que los dueños de mascotas piensen que pueden dar a sus perros y gatos simplemente las sobras de la mesa.
“Eso no es una dieta balanceada”, dijo. “Es demasiado aleatoria”.
Algunos veterinarios, incluyendo a la doctora Julie Mayer, de Integrative Pet Care de Bucktown, dijo que han recibido muchas respuestas de clientes que utilizan la dieta cruda.
Mayer dijo que ella alimenta con alimentos crudos a sus tres perros y dos gatos.
“Un montón de gente ya no quiere usar alimentos para mascotas secos o enlatados por miedo a que esté contaminado y sea retirado, así que surgen naturalmente preguntas sobre comidas hechas en casa o sobre los alimentos crudos”, dijo Mayer, que da clases de gastronomía sobre el tópico.
Muchos principiantes en la dieta cruda empiezan sus investigaciones con alguno de los varios libros disponibles sobre la materia, incluyendo los del doctor Ian Billinghurst, un veterinario australiano autor del concepto BARF, la abreviatura de biologically appropiate raw [Alimento Crudo Biológicamente Apropiado].
Sus practicantes confiesan que el mayor inconveniente pueden ser los costes.
“No es para todo el mundo”, dice Kathy Dimmerman, de Hoffman Estates, que alimenta a sus cinco galgos estrictamente con alimentos crudos. “Si vives con poco dinero, no es para ti”.
Preocupada por las reacciones de otros compradores, Dimmerman le dijo hace poco a su marido, Ted Saari, que dejara de contar a la gente en la tienda que los noventa kilos de pollo en su carrito son para sus perros.
La pareja mantiene dos congeladores llenos de pedazos de carne de cabra, carne molida, salmón, orejas de cerdo y otras delicias.
Una tarde hace poco, Saari se acercó con un cubo con pollo y llamó: “¡La comida!”. Sus galgos lo siguieron hacia la puerta trasera.
Como niños buenos, los perros esperaron pacientemente mientras entregaba a cada uno un cuarto de pollo. Con la presa en el hocico, los perros se echaron cada uno en su cojín en el patio antes de iniciar la cena.
Más tarde, Saari retiró una bandeja con pollo, que dice que es para él y su esposa.
Dimmerman se ríe: “Sí, eso es lo que piensa”.

La Cena Está Servida
Albóndigas de Salmón, Jenjibre y Ajo con Pepino y Apio y Frijoles de Soya Salados
Ingredientes:

1.35 k de salmón, cortado en cubitos
4 pulgadas de raíz de jenjibre, peladas y ralladas
2 dientes de ajo, picado fino
3 cucharadas de miel o melaza negra
3 cucharadas de perejil fresco, picado fino
3 cucharadas de cilantro fresco, picado fino
aceite de oliva
1 taza de espinaca fresca o repollo rizado
½ taza de brotes de alfalfa y de guisantes
½ pepino cortado en cubitos
½ manzana picada (sin semillas)
1 taza de raíz de jenjibre
1 taza de espárragos
sal de apio

Preparación:

Coloque el pescado en un robot de cocina y pulse hasta que adquiera la consistencia de carne molida -con que presione dos o tres pulsos será suficiente. Pase el pescado molido a un cuenco y mézclelo con jenjibre, ajo, miel o molaza negra, perejil y cilantro. Forme albóndigas y asperje en aceite de oliva. Coloque las albóndigas de salmón en una sartén precalentada, muy caliente, y cocine durante 2 minutos cada lado.
Coloque las espinacas o el repollo, los brotes de alfalfa y guisantes, la manzana y el peino en un robot de cocina, rocíe con aceite de oliva y agregue sal de apio. Pulse el robot hasta que quede picado fino.
Coloque la raíz de jenjibre y los espárragos en un recipiente en una cacerola para cocinar al vapor con una pulgada de agua. Lleve a ebullición y cocine durante 5 minutos. Retire del recipiente y revuelva con una pizca de sal de apio. [Receta de Dr. Julie Mayer, veterinaria holística]
[Mary Ann Fergus]
[mfergus@tribune.com]
[18 de mayo de 2007]
[8 de mayo de 2007]
[©chicago tribune] http://www.chicagotribune.com/news/nationworld/chi-0705080173may08,1,6533065,print.story
[viene de mQh]

Posted in: Sin categoría