útil texto para refregar en la cara a criminales

Posted on julio 18, 2009 por

1


[Chile] El seremi de salud de la región metropolitana publicó un texto que explica la situación legal de aquellas personas jurídicas o físicas que deciden retirar perros de la calle. Contundente: es ilegal, aun si va ´avalado´ tal retiro  por la ´entrega voluntaria´ que haga algún ciudadano.

Continuamente la ciudadanía se encuentra ante el caso de un alcalde inescrupuloso y/o el administrador de algún terreno (empresarial), que toman la decisión de eliminar los perros que habitan determinado lugar. Estos perros por lo general llevan tiempo trabajando para estas personas, habiéndose establecido en el lugar y acompañando a los guardias de seguridad en las labores de vigilancia. Muchos de ellos se establecieron allí ya cuando se iniciaron las obras de construcción de las inslalaciones de la finca. Así se van quedando como perros guardianes.

En otros casos los perros sencillamente viven en determinada plaza o zona, tutelados por ciudadanos que los alimentan y atienden sus enfermedades o pulgas cuando es necesario. Está opción de tutelaje en la calle es recomendada por entendidos en políticas caninas aplicables a Chile. La cantidad de perros en la calle hace imposible de un golpe encontrarles hogar humano a todos, y su ingreso en albergues (independientemente de si hay suficientes o están convenientemente equipados) no es necesariamente la mejor opción. La idea -que se está aplicando hoy en día en Valparaíso- es esterilizar masivamente y sin descanso a las miles de perras callejeras del país. Ello a la vez que se estimula el tutelaje por parte de los ciudadanos de los perros de la calle; la protectora Carlos Puelma de Valparaíso, por ejemplo, con su nuevo ecocanil en Laguna Verde, serviría de albergue para perros/gatos en situación de riesgo (enfermos, camadas, problemáticos, viejitos…). Este esquema es científico y ético.

Matarlos porque no te gusta cómo se ve la calle, o porque te da vergüenza que los turistas digan ´oh, son coumo las vacas sagradas de el india´, o porque El Mercurio te azuze para que exijas genocidio, o porque un veterinario con puesto importante dice que los perros están infectados con abominables enfermedades apocalípticas… matarlos en base a tales ´argumentos´ es criminal. Y es lo que hacen autoridades municipales y empresariales (-a veces en colaboración-) sin embargo. Muchas veces dirán (o mejor, empezará a correr el rumor de) que se van a llevar a los perros: se supone que a alguna parcela, generalmente no determinada. Esta parcela cuesta un dinero, que puede ser por ejemplo 40 lucas. Se supone que el dinero es para que el cuidador de la parcela canil alimente de por vida a los perros… Más probable que eso es que esos perros sean abandonados a las afueras de una ciudad (o estilo Pirque), o que sean asesinados.

En una ocasión hablé con uno de estos asesinos. Don Lucho, que trabaja en la administración del balneario de Caleta Abarca: un señor rubio con ojos muy azules. El tipo es el sospechoso número uno de la desaparición de los perros de Caleta Abarca, a principios de este año (y ya antes, en 2008, cuando mataron entre otros a la hija de la Negrita). Me dijo que él había pagado en varias ocasiones por la eliminación de perros. [Agárrense]: un funcionario del servicio de salud de Valparaíso le vendía las dosis de veneno (a 5.000 pesos)… Se dice que el jefe del equipo de seguridad de la caleta, ex carabinero, está también mojado.

La municipalidad entonces recibió una carta de la agrupación animalista Ecópolis (que puede usarse por cierto también para otras ocasiones, cambiando lo que haya que cambiar) donde se le ponía al tanto de lo que se anunciaba iba a ocurrir, así como a carabineros y otras autoridades de salud y municipales. Pero al final ocurrió. Nadie lo evitó. La municipalidad de Viña permitió que los asesinos hicieran su parte; en ningún momento hizo sentir su aliento sobre el cogote de esos delincuentes. Que la política de la municipalidad al respecto no es la más contundente me quedó claro el día que una funicionaria de la entidad (departamento de medio ambiente), poco antes de que la asesina mano anónima se llevase a la manada, pasó (acompañada de gente de Ecópolis) por Caleta Abarca (a llevarse a Chocolate para vacunarlo) y comentó, ante mi estupefacta presencia, que estaba harta de ese perro, que si por ella fuese se lo llevaría de allí, pero que -muy contrariada- no le dejaban, en base a la ley… Nunca supe su nombre, pues apenas se dignó a contestarme si era o no de personal municipal (muy en la onda secretista intolerable de esta entidad). Lo cierto es que la municipalidad (a través de esta mujer) deja clara la falta de convicción en lo que se supone está haciendo: se supone que la municipalidad de Viña es moderna y reconoce lo que los expertos sostienen: que hay nichos en la ciudad habitados por comunidades de perros, y que si te llevas a esos perros llegarán otros, con lo cual es un sinsentido el desalojo. También se supone que por municipalidad moderna hoy en día se entiende una municipalidad que considera los móviles éticos como esenciales en sus políticas.

En fin, la contraloría de Valparaíso hace unos meses sacó un dictamen donde se le dice a la municipalidad de Viña para que no se le olvide, que el retiro de animales de las calles es ilegal, incluso si hubiera ciudadanos que presuntamente estuviesen solicitando el retiro de esos animales: la farsa del formulario de  ´entrega voluntaria´ es ilegal. Habrá que decirlo hasta la saciedad: sólo las autoridades sanitarias pueden llevarse un perro, y si es que tiene rabia.

Recientemente el seremi de salud (de la región metropolitana) sacó un documento, que dirige  a las municipalidades de la comuna, donde se explica esto último. Es útil para cualquier ciudadano que quiera informar a algún alcalde o empresario/administrador del contexto legal de sus acciones: ni la municipalidad ni nadie (que no sea el seremi de salud, en casos de rabia) puede retirar perros y matarlos; y la ´entrega voluntaria´ es igualmente ilegal (nadie puede dar permiso a nadie para matar, ni oralmente ni por escrito).

Posted in: Uncategorized