pesadilla sólo suspendida

Posted on septiembre 8, 2010 por

1


[Claudio Lísperguer] [Se sella acuerdo entre ecocanil y alcaldía. Canil acogerá a 200 perros más y se suspende 90 días prohibición de ayudar a perros en la calle].

Conocidos algunos detalles del acuerdo del ecocanil de Laguna Verde con el alcalde de Valparaíso, y desde ya a la espera de la publicación del acuerdo, creo que una parte de la pesadilla ha terminado. El canil no se utilizará como depósito de perros abandonados, aunque sí aceptará a perros en situación de riesgo, entre los que se incluyen cachorros, enfermos, viejos, parturientas, agresivos y otros. Y la cantidad de animales recogidos no superará el cupo de 200 que todavía tiene el canil y su población total no superará los 700, población para la cual fue construido.
El ecocanil ha logrado salvar con destreza, y nobleza, este difícil episodio que pensábamos que ponía en riesgo su misma existencia. Esos perros en situación de fragilidad necesitan ser atendidos.
Pese a los rumores que persisten, como que el alcalde no quiere poner en papel este acuerdo, que de momento sería solo de palabra, y que la contribución monetaria es insuficiente, es esperanzador que el alcalde haya aceptado esos límites. Quizá lo que ahorre el alcalde en salarios de inspectores, podría destinarlo a los fondos del econocanil -desde ya, el salario correspondiente a esos 90 días de suspensión de las multas.
Persiste también el rumor de que, como parte del acuerdo, aunque informalmente, el alcalde ha suspendido el cobro de multas a los vecinos que alimenten o cobijen a perros en la calle. Pero la suspensión es temporal y durará tres meses.
Esto obliga a los defensores de los animales a mantenerse alerta a los desarrollos en la alcaldía. Desde ya, se puede quizá reclamar en contraloría la torcidísima interpretación de la ley 291 bis, que sanciona el maltrato animal, en cuya definición se incluye el maltrato por omisión. No ayudar a una mascota hambrienta es constitutivo de este delito.
Por otro lado, sigo insistiendo en que la intención de legislar a nivel local sobre conductas morales (como, por ejemplo, dar de comer a animales, dar limosna a mendigos, prestar dinero a amigos) infringe el derecho a la integridad psíquica o moral garantizada por el artículo 19 de la Constitución, que implica que nadie puede obligarnos a conducirnos de modos que violen nuestra identidad o integridad como personas.
Por esto sigue siendo importante la manifestación del 9 de septiembre. Por esto, y porque será ocasión de exigir al alcalde una política de relación con las mascotas que incluya, aparte los esfuerzos de esterilización, campañas permanentes de adopción y tenencia responsable, y destinar recursos suficientes para acudir en ayuda de las abandonadas y maltratadas. También será ocasión de exigir al alcalde que esta vez sí debe cumplir con sus compromisos.
lísperguer