por qué mueren las mascotas

Posted on octubre 27, 2010 por

7


[Lo que sigue es la traducción de una parte de la página web que promociona los libros de Ann Martin sobre la industria del alimento para mascotas, que la autora actualiza permanentemente. Sus hallazgos de los años noventa y entrado el milenio, siguen siendo escandalosos, pues la situación no ha cambiado. Hoy, octubre de 2010, la industria sigue utilizando cadáveres de perros y gatos sacrificados en ‘refugios’ y sangre y desperdicios de mataderos].

En esta nueva edición del revolucionario libro de Ann N. Martin, ‘Food Pets Die For’, la autora ofrece las informaciones más recientes sobre el estado de la industria del alimento para mascotas después del masivo retiro de alimentos en 2007. Ann Martin también da recomendaciones sobre los alimentos para mascotas alternativos más sanos que se encuentran en el mercado, junto con numerosas recetas para comidas caseras para sus gatos y perros.‘Food Pets Die For’ va mucho más allá que las recomendaciones típicas en libros de cocina para mascotas ahora disponibles. La autora explica y documenta por qué la mayor parte del alimento para mascotas es sospechosamente peligroso para los animales, y luego ofrece informaciones más precisas y actualizadas para decidir con qué alimentar a sus compañeros animales -sea que compre alimento para mascotas en la tienda, o que cocine para ellas.
Una vez más, Martin va más allá de las apariencias en la industria del alimento para mascotas para exponer los repugnantes y ocultos ingredientes en la mayoría de las bolsas y cajas de alimento. En 2008 Martin todavía pudo identificar a perros y gatos sometidos a eutanasia como una fuente legal de proteínas para su uso en el alimento para mascotas. Además, Martin revela los últimos y misteriosos ingredientes mencionados en las etiquetas, las engañosas prácticas a la hora de mencionar los ingredientes y los problemas con muchas de las fuentes foráneas de alimento para mascotas, como las importaciones chinas. Una vez que Martin identifica los problemas con la mayoría de las marcas, ofrece respuestas a consumidores que preguntan: “¿Qué alimentos seguros puedo dar a mi perro o gato?”
Esta nueva edición también incluye dos extensos capítulos dedicados a la cocina para su gato, junto con recetas, y dos extensos capítulos dedicados a la alimentación de su perro, también con recetas. Para las personas que no tienen tiempo para cocinar para sus mascotas, Martin ofrece información detallada y actualizada sobre varias compañías que producen alimentos sanos preparados con ingredientes aptos para el consumo humano. También identifica las marcas que deben ser evitadas. En su nuevo libro, Martin defiende convincentemente su teoría de que los animales de compañía tienen una esperanza de vida más larga si son alimentados con alimentos sanos y nutritivos.

Ann Martin es reconocida internacionalmente como una autoridad sobre la polémica sobre la industria del alimento para mascotas. Desde 1990 ha investigado e indagado sobre exactamente qué ingredientes usan la mayoría de las marcas y sigue desvelando las prácticas más repugnantes de la industria.
‘Food Pets Die For: Shocking Facts About Pet Food’, publicado en 1997, fue el primer libro en exponer los peligros del alimento para mascotas comercial. La investigación de Martin fue elegida para ser reconocida especialmente como “una de las historias emergentes más censuradas de 1997” por el Proyecto Censurado de la Universidad de Sonoma, que se concentra en noticias importantes que son en gran parte ignoradas por los medios tradicionales. Desde entonces ha participado en numerosos programas de radio y televisión en todo el mundo, y su libro ha sido traducido al japonés. Martin también fue columnista de la revista Better Nutrition durante cuatro años. En su segundo libro, ‘Protect Your Pet: More Shocking Facts’, Martin continúa su investigación de los alimentos comerciales así como otros controvertidos temas relacionados con las mascotas.
Martin estudió comercio en la Universidad de West Ontario, y trabajó durante varios años en impuestos internos. Vive con su familia en Ontario, Canadá, donde continúa indagando, investigando y escribiendo sobre las mascotas. Se le puede escribir a su correo anmartin1@rogers.com o contactarse con ella en su página web NewSage Press.

Desde la publicación de la primera edición de ‘Food Pets Die For’ en 1997, mi investigación de la industria del alimento para mascotas se ha convertido en un tema central de mi vida. En la época, pocos dueños de mascotas tenían alguna idea de cómo funcionaba la industria del alimento para mascotas o qué contenían exactamente las bonitas bolsas y cajas del alimento que dan a sus mascotas. Este libro es el resultado de una investigación de diecisiete años. Poco a poco, un creciente número de consumidores empezó a cuestionar la industria del alimento para mascotas, que funciona prácticamente sin ningún control y maneja varios billones de dólares. En 1988, el Proyecto Censurado, patrocinado por el departamento de periodismo de la Universidad de Sonoma, eligió mi informe como uno de los nuevos reportajes de mayor significado social, que había sido pasado por alto, desdeñado, o auto-censurado.
La segunda edición de ‘Food Pets Die For’ fue publicada en 2003, y su popularidad como el desenmascaramiento definitivo de la industria del alimento para mascotas convirtió este libro en un éxito de ventas a nivel de base. Mientras en los medios tradicionales muchos desdeñaron mis conclusiones, los dueños de mascotas empezaron a correr la voz de que el alimento comercial para mascotas podía provocar potencialmente serios problemas de salud.
Ahora con la publicación de la tercera edición, el lector podrá ver que todavía tengo muchas preguntas para la industria del alimento para mascotas, sus prácticas comerciales y los alimentos de calidad inferior que ofrecen. Con raras excepciones, la mayoría de las marcas están lejos de ofrecer alimentos balanceados y nutritivos.
En 2007, el retiro de productos más grande en la historia de la industria del alimento para mascotas escandalizó al público cuando vio que los fabricantes retiraban más de sesenta millones de bolsas y cajas. Al final, un número desconocido de perros y gatos -quizás miles- murió después de consumir alimento contaminado con cuestionables ingredientes chinos. Este retiro masivo se convirtió en un llamado de atención para millones de consumidores que, en el pasado, nunca se hicieron preguntas sobre la alimentación de sus mascotas. Este retiro ha provocado más preguntas sobre esta industria, incluyendo una audiencia en el Senado. Sin embargo, un año después, todavía hay preguntas no respondidas, demandas pendientes contra fabricantes, y persisten los temores sobre los alimentos comerciales.
Desde el retiro de 2007, muchos dueños de mascotas me han contactado, preguntándome cuál es el alimento más seguro. Muchos no tienen tiempo para cocinar para sus mascotas, y están buscando alternativas sanas. En esta nueva edición, hago el listado de compañías que considero fiable en sus prácticas y que producen alimento para mascotas de calidad con ingredientes aptos para humanos. Esta lista no es definitiva, pero es un sólido inicio. Estoy continuamente buscando otros fabricantes de alimentos de calidad, y agradezco las sugerencias.
Antes de recomendar un alimento para mascotas en particular, investigo quién hace los ingredientes que se utilizan en la preparación del alimento y de dónde provienen. Hago numerosas preguntas a los fabricantes, como “¿Produce su alimento en sus propias instalaciones?” Si no, “¿Su alimento lo produce un co-packer” Si es así, “¿Cuál co-packer?” “¿Investiga usted los ingredientes, la carne, los granos, las grasas, los aceites, las vitaminas, los minerales y aminoácidos utilizados en el alimento?”
Yo también investigo si el fabricante de alimento para mascotas ha retirado anteriormente sus productos y, si es así, ¿cuál fue la razón? Incluso pregunto si realizan experimentos con animales, del modo que sea. Desgraciadamente, hay importantes fabricantes de alimento que gastan millones de dólares al año en experimentos que lesionan y matan animales.
Si un fabricante prestigioso se niega a responder algunas de mis preguntas, pero sigo pensando que produce alimentos de calidad, apunto mis observaciones. También llamo a los lectores a controlar el alimento para mascotas, y ofrezco modos de hacerlo. A los principiantes les explico cómo leer las etiquetas del alimento, y qué incluyen los ingredientes mencionados -a veces una repugnante y tóxica combinación.
Todavía más importante, sigo promoviendo la comida casera como la mejor opción para los animales de compañía. He incluido una variedad de recetas fáciles y nutritivas, e instrucciones simples para empezar a cocinar para sus mascotas. Cocinar para sus mascotas no necesita ser complicado ni infundir miedo. De hecho, puede ser divertido y es ciertamente una expresión de amor que sus compañeros animales apreciarán enormemente.
Desde 1990 alimento a mis perros y gatos con dietas caseras. La industria del alimento para mascotas y algunos veterinarios desaconsejan la comida casera, afirmando que las mascotas no reciben una ‘dieta balanceada’. Estoy en completo desacuerdo con esta opinión. De hecho, mi experiencia en el curso de estos años demuestra que una dieta casera puede prolongar la vida de un compañero animal y reducir los gastos médicos.
Mis mascotas, y miles más son alimentadas con dietas caseras, viven muchos años más que lo que permite la esperanza de vida de gatos y perros. La esperanza de vida de un Newfoundland gigante, por ejemplo, es de aproximadamente ocho años. Mi Newfoundland, Charlie, murió a los catorce años. Mis gatos también han tenido vidas largas, más allá de los veinte años, y murieron de vejez. Mi gato Yakkie murió a los veintisiete.
Para los lectores que no habían nacido en la época en que el alimento comercial se transformaría en la norma a fines de los años cincuenta y principios de los sesenta, pregunten a sus padres o abuelos con qué alimentaban a sus mascotas. Lo más probable es que la respuesta sea que eran los restos de la mesa. Pienso que también les dirán que las mascotas tenían vidas sanas y prolongadas, a menos que fueran atropelladas por un coche o sufrieran otro accidente no relacionado con la salud. No estoy justificando alimentarlas con restos de la mesa, aunque si estos incluyen productos como verduras frescas, frutas, carne sin sazonar, o granos enteros, debería ser una comida sana para una mascota que solo come alimento comercial. Finalmente, lo que yo fomento es cocinar para nuestras mascotas con ingredientes aptos para el consumo humano, y orgánicos, si fuese posible.
Imagine si su compañero animal comiera regularmente alimentos sanos aptos para el consumo humano. Si usted se alimenta de este modo, y aprovecha los beneficios de una buena salud, estos beneficios también los pueden disfrutar sus mascotas. Buen apetito.
[Abril 2008]

2 Descifrando los Misteriosos Ingredientes del Alimento Comercial para Mascotas

En los últimos años algunos pequeños fabricantes de alimento para mascotas han empezado a hacer alimentos sanos utilizando solamente ingredientes aptos para consumo humano. Cuando usted lea las etiquetas de estos alimentos para mascotas, lo más probable es que reconozca todos los ingredientes mencionados, como pollo, calabacín, calabaza, apio, y pavo. Con estos alimentos naturales para mascotas, lo que usted ve es lo que usted recibe.
La comida normal de la mayoría de las compañías de alimentos para mascotas es un misterio, y la larga lista de ingredientes es indescifrable. Pese a las afirmaciones repetidas por todo lo alto de que son alimentos balanceados y nutritivos, la mayoría de las marcas son cualquier cosa, menos eso. De hecho, muchos de los ingredientes son potencialmente nocivos y compuestos de desechos de mataderos y de la industria del derretimiento de grasas.
Incluso algunos de los ‘alimentos premium’ promovidos por las compañías de alimento para mascotas no se alejan demasiado de los productos normales -excepto en que son más caros. Como expliqué en el capítulo octavo, ‘Retiros de alimento para mascotas’, muchas compañías compran sus insumos húmedos y secos a uno o dos fabricantes que producen cientos de marcas con diferentes nombres. Estas líneas de alimento pueden variar desde las más baratas marcas de supermercado hasta los más caros alimentos ‘premium’, aunque pueden ser básicamente productos inferiores del mismo fabricante. Las bolsas y cajas pueden tener diferentes y atractivos diseños con afirmaciones de que son “completamente nutritivos” y “balanceados”, pero en mi opinión eso es simplemente publicidad falsa.
¿Cómo puede usted determinar si un alimento particular es nutritivo o no? A fin de cuentas, la mejor defensa es alimentar a sus compañeros no humanos con alimentos aptos para el consumo humano, se trate de alimentos cocinados, o de marcas que sólo usan estos ingredientes. (En capítulos posteriores, ofrezco numerosas opciones de recetas caseras y para comprar alimentos naturales). Si usted decide alimentar a sus mascotas con alimentos comerciales que no usan ingredientes aptos para el consumo humano, no pase por alto la lista de ingredientes. Algunos alimentos son peores que otros. E incluso así, compre con cautela.

Descifrando Etiquetas
El listado de ingredientes del alimento para mascotas puede ser engañoso: sólo cuentan la mitad de la historia. La otra mitad de la historia está oculta detrás de los oscuros ingredientes incluidos en los listados, o que no son mencionados en absoluto porque fueron agregados antes de que el producto llegara al fabricante. Incluso los consumidores concienzudos no podrían posiblemente detectar los ingredientes ocultos que pueden incluirse legalmente en el alimento. Sólo cerca de la mitad de los contenidos efectivos son incluidos en las etiquetas debido a las regulaciones legales mínimas que debe cumplir la industria del alimento para mascotas.
Además, no es fácil entender qué implica de verdad el listado de ingredientes. El único modo de saberlo es descubriendo la información poco a poco. He estado investigando estos etiquetados misteriosos desde 1992. Por ejemplo, me tomó un tiempo descubrir qué significan en realidad algunas de las palabras utilizadas en las etiquetas. Un buen ejemplo es el ingrediente ‘subproductos cárnicos’ . La palabra ‘carne’ suena bien e implica que contiene proteínas, pero ‘subproductos cárnicos’ puede incluir toda una variedad de repugnantes partes de animales. De acuerdo a la Asociación Americana de Funcionarios de Control de la Alimentación (AFFCO), los “subproductos cárnicos son las partes no derretidas, limpias, de los mamíferos sacrificados, que no constituyen carne”.
Según las directivas de AAFCO, entre los subproductos cárnicos se pueden encontrar pulmones, bazo, riñón, sesos, hígado, sangre, huesos, masa lisa de tejido graso de baja temperatura y estómagos e intestinos sin sus contenidos. Las directivas indican que los “subproductos cárnicos” pueden incluir incluso hígados infestados con gusanos (parásitos) o enfermos de cirrosis. Los pulmones pueden tener neumonía. Si un animal está enfermo y es declarado no apto para el consumo humano, el cadáver es sin embargo aceptable como alimento para mascotas. Incluso las partes de animales, como las ‘marcas’ -la zona del cuerpo donde los animales son inyectados con antibióticos, hormonas y otros fármacos- son extraídas de los cadáveres destinados al consumo humano y usadas como subproductos cárnicos para alimento para mascotas.

Perros y Gatos Muertos como Fuente de Proteína
La fuente de proteína más censurable para el alimento para mascotas son los gatos y perros matados en refugios. Es una práctica común que miles de gatos y perros eutanasiados sean entregados diariamente a plantas procesadoras y arrojadas en cubas -junto con collares de mascotas, chips de identidad, chapas y bolsas de plástico- para convertirse en un ingrediente llamado ‘pienso de carne’. Si lee el término ‘pienso de carne’ en la lista de ingredientes, eso quiere decir que no hay ninguna garantía de que el alimento no contenga gatos y perros sometidos a eutanasia.
Observe la diferencia entre los términos ‘pienso de carne’ y ‘subproductos cárnicos’, que son habitualmente incluidos en las listas de ingredientes. El término ‘pienso de carne’ se refiere a materias primas provenientes de plantas de rendimiento que son enviadas a los fabricantes de alimento para mascotas. El término ‘subproductos cárnicos’ se refiere a materias enviadas a los fabricantes directamente desde los mataderos y no implica ningún proceso de rendimiento.
He hecho el listado de algunos ingredientes que son frecuentemente incluidos en las etiquetas del alimento para mascotas. Esas definiciones provienen de las ‘Definiciones de ingredientes’ de la AAFCO. Observe que cuando lea descripciones que incluyan ‘carne limpia’ o ‘partes limpias’, esto quiere decir que los materiales fueron desprovistos básicamente de materias extrañas, como pelo, cuero y el contenido del estómago. Sin embargo, la crea de crear ‘partes limpias’ en el proceso de rendimiento es, en el mejor de los casos, engañosa y, en mi opinión, completamente erróneo. En un artículo escrito por David C. Cooke, ‘Animal Disposal: Fact and Fiction’, el autor observa: “¿Se puede imaginar tratando de retirar el cuero y el contenido del estómago de 600 mil toneladas de gatos y perros antes de cocinarlos? Parece que o la definición de la Asociación Americana de Funcionarios de Control de la Alimentación  [AAFCO] de pienso animal debería ser revisada o debería incluir una mejor descripción de las buenas prácticas en la fabricación”.

Fuentes de Carne, Aves y Peces
Mi investigación demuestra que la carne utilizada en el alimento para mascotas proviene de Estados Unidos y llega a los fabricantes como ‘pienso de carne’ o ‘harina de carne’. El cordero es la única carne importada desde Australia y Nueva Zelanda. Las siguientes son las definiciones proporcionadas por AAFCO de los ingredientes aceptables según algunos términos en las etiquetas.
Nota al lector: en el libro, este capítulo explica los numerosos ingredientes encontrados en las etiquetas del alimento para mascotas y qué es exactamente lo que incluyen. Los siguientes ingredientes, ‘carne’ y ‘pienso de carne’, son dos ejemplos de cómo explica Ann Martin los ingredientes y qué es lo que deben incluir, legalmente.

Carne: La AAFCO define ‘carne’ como la carne limpia que proviene de mamíferos sacrificados. Esta carne de mamíferos se limita a la parte del músculo estriado, que es muy delgada o la que se puede encontrar en la lengua, el diafragma, el corazón y el esófago. La AAFCO estipula que la carne puede estar “con o sin la grasa acompañante y las partes de la piel, tendones, nervios y vasos sanguíneos que normalmente acompañan la carne”.
Cuando usted lea en una etiqueta de alimento para mascotas que el producto incluye ‘carne’, usted está comprando en realidad vasos sanguíneos, tendones y esas cosas. La carne no es tratada, sino que proviene directamente del matadero. Repito que esto se llama ‘subproducto cárnico’ y puede contener muchas partes desagradables o enfermas.

Pienso de carne: La AAFCO define el ‘pienso animal’ como el producto fundido de tejido de mamífero, excluyendo la sangre, el pelo, las pezuñas, la piel, estiércol, y el contenido del estómago y rumen, excepto en cantidades que son inevitables en sanas prácticas de procesamiento. (El rumen es el primer estómago de la vaca).
©newsagepress
cc traducción mQh
[traducido el 26 de octubre de 2010]