jíbaros para perros

Posted on enero 7, 2011 por

0


[Santiago, Chile] [Nuestras mascotas tienen problemas psicológicos y psicólogos. Sin embargo, no reconocemos la psicología ni la personalidad individual ni los sentimientos ni la vida emocional en ningún animal que no sea mascota ni advertimos la identidad entre un perro y una vaca. El autor señala que se puede avanzar mucho en la prevención de ataques caninos conociendo mejor a tu mascota con ayuda profesional.] Lo leímos en La Nación:

Psicólogos Caninos Tratan al Dueño para Sanar al Perro. Ayuda a compatibilizar carácter de perros y gatos con sus dueños a la hora de buscar soluciones de convivencia para “los mejores amigos del hombre”.Raúl Gajardo llega a La Florida en su motocicleta Harley. Lentamente, se detiene en el portón de una casa ubicada en la calle Rupanco y la abre. Es el refugio que la organización UAPAS destina para perros abandonados. Dirige el vehículo con sus manos y mientras se acerca, comienza a escuchar un sonido familiar. Es el aullido de más de 20 perros que esperan ansiosos a su propio sicólogo canino.
Saluda cariñosamente a cada uno de sus “pacientes” y se dirige a una pieza en la parte de atrás de la casa. Deja sus cosas y toma tres correas de la mesa. Al verlas, todos los canes saltan y ladran, tratando de captar su atención y ser escogidos para el paseo diario.
Sara, una pitbull, es una de las elegidas. Aunque le falta una de sus patas delanteras es una perfecta compañía para salir a caminar. “Hay que acostumbrarse a su ritmo. Suele cansarse con frecuencia pero es más fuerte de lo que todos piensan”. A diferencia de Sara, Nala no logró anotarse para el paseo diario. Sus rasgos la hacen imponente e, incluso, un poco intimidante, pero basta acercarse para darse cuenta que es un perro gigante con alma de poodle. Para tranquilizarla, Raúl decide sacarla de su jaula. Da vueltas en la parte de atrás del refugio mientras se levanta en sus patas traseras. Sólo quiere jugar con su terapeuta.
Gajardo tiene 32 años y desde los 15 comenzó a trabajar en pos de la protección animal. Empezó como voluntario en distintas organizaciones y consiguió obtener el título de Psicólogo Canino mediante la certificación de universidades españolas y la validación del Colegio de Veterinarios de Chile. “He hecho esto desde que tengo memoria. Si no me dedicara a esto, no tendría idea de qué hacer con mi vida”, afirma.
Dentro de la psicología canina y felina, decidió especializarse en el comportamiento y en cómo generar cambios en la conducta de los animales. Explica que de la conducta de los perros, 80% es innata y 20% aprendida. “El 20% son aquellas conductas que el perro aprende de sus pares o de sus dueños. El 80%, aunque innato, puede ser modificado mediante una guía constante. Yo participo en el 100%, creando conductas cuando son cachorros y modificando el comportamiento cuando son adultos
Tras los casos de violencia canina en contra de humanos, Gajardo afirma que la solución es entender que no todos los perros son iguales y comprender la implicancia que tiene el hombre en la conducta del animal. “El pitbull es de por sí un perro con una personalidad y una agresividad brutales. Necesita a alguien que represente una autoridad. Si los dejas, se puede adueñar de la situación y manejarla a su antojo de manera violenta”.
Es por esto que su propuesta para evitar la violencia en los perros es conocer las características generales de la mascota antes de adquirirla e, idealmente, realizar una entrevista al futuro dueño y designar, según personalidad, la raza que se adecua a sus necesidades particulares. “Es algo nuevo, pero definitivamente es lo que yo haría. Creo que aquí la responsabilidad es del hombre y de sus decisiones. Ayudarlo a entender y elegir de manera informada puede ser una gran campaña de prevención”.
[Daniela Bizama]
7 de enero de 2011
20 de diciembre de 2010
©la nación