la mataron a patadas

Posted on abril 5, 2011 por

4


[Querétaro, México] [Espeluznante relato sobre el asesinato de una cachorra. Un desgarrador relato.] Lo leímos en muyanimal.com:

Pseudo Entrenador Mata a Patadas a Cachorra en Von Marab.
Quisiera platicar algo extremadamente triste y preocupante que me sucedió esta mañana en el Centro de Adiestramiento Canino Von Marab, dirigido y fundado por el Sr. Francisco Martínez, pero quisiera empezar platicando un poco sobre Mari, una perrita Amstaff de 5 meses de nacida que fue asesinada a patadas por su entrenador y dueño de la empresa mencionada. Mari llegó a casa hace aproximadamente 3 meses y medio. Mi mujer y yo planeamos por mucho tiempo el adoptar una perrita pero esperamos mucho hasta considerar que podíamos ofrecerle una vida digna y feliz como parte de una familia. Cuando por fin llegó el momento decidimos hacer un cambio de planes y adoptar dos perros en lugar de uno, pensando en que sería mucho mejor para ellos y para nosotros también el que crecieran acompañados, así que buscamos en internet y encontramos a Mari y a Neo (su hermano). Bastó ver una foto de ellos cuando tenían 1 mes de nacidos para decidirnos por ellos, contactamos al anunciante y fuimos por ellos al Estado de México.
Ellos son nuestros hijos, nos acompañan el 90% del tiempo, a todos lados vamos juntos y realmente tenemos una familia sana y feliz. Cuando terminamos de aplicarles el cuadro de vacunas y ellos ya tenían 4 meses con nosotros, fuimos a una exposición canina y fue ahí donde conocimos el Centro de Adiestramiento Canino Von Marab y al Sr. Francisco Martínez, cuando nos acercamos mi mujer y yo a conocer el stand les comentamos que estábamos buscando alguna escuela para nuestras mascotas, pero que buscábamos algún sistema de entrenamiento que no implicara lastimarlos, preferíamos algún sistema a base de premios y no de golpes. El Sr. Martínez nos dijo que en su escuela todo era a base de premios y que nunca recibirían golpes, así que creímos que era una buena opción pero le dijimos que lo íbamos a pensar y nos pondríamos en contacto con él. Días después, estuvimos buscando diferentes opciones y nos percatamos de que Von Marab era la más cara de todas, pero pensamos que valdría la pena la inversión, así que unos 20 días después fuimos a buscar al Sr. Martínez a su oficina y firmamos el contrato con el. El entrenamiento era de lunes a viernes y un transporte canino pasaba por Mari y Neo todos los días a las 10 am aprox. y los regresaban a las 7 pm aprox. Los sábados es el único día de la semana en que los dueños de los perros asistimos al colegio con ellos a conocer el avance del entrenamiento y entrenar con ellos.
Hoy sábado 6 de febrero (hace aprox. un mes después de que entraron al adiestramiento) fuimos mi mujer y yo con Mari – Neo a entrenar con ellos y con las demás familias que se reúnen, como son varios perros algunos deben esperar turno en una sección aislada con malla ciclónica mientras que los demás perros entrenan en el terreno junto con sus dueños y entrenadores.
Era turno de Neo y entramos mi mujer y yo al terreno grande a entrenar con el mientras Mari esperaba su turno en aquella sección aislada junto con un perro boxer mucho mas grande que ella y algunas personas, niños, etc. Cuando estábamos entrenando con Neo empezamos a escuchar que se peleaban unos perros y nos dimos cuenta de que era Mari peleando con el boxer y mi mujer corrió a separarlos dandole un par de nalgadas a Mari, que fueron suficientes para que los perros se separaran. En ese momento llegó el Sr. Francisco Martínez y le comentó a mi mujer que no había problema, que siguiera entrenando con Neo y que él controlaría las cosas entre Mari y el boxer, así que seguimos entrenando con Neo. Unos 3 minutos más tarde escucho que otra vez están peleando pero al ver que este señor estaba ahí no me preocupé, en eso volteo y veo que este señor tiene al boxer cargado con su brazo derecho y está pateando a Mari una tras otra hasta darle como 10 patadas, llegué corriendo y gritándole que qué le pasaba, que si estaba loco o porque pateaba a mi perra, le dije que yo mismo nunca la había pateado y habíamos acordado que no habría golpes en el entrenamiento. Cuando volteé a ver a Mari estaba en suelo convulsionándose, no me di cuenta de que se estaba muriendo, pensé que solo estaba muy lastimada hasta que me di cuenta de que tenía la mirada perdida y sólo se estaba moviendo por los nervios que aún le funcionaban. Se blanquearon sus pupilas y murió, a patadas de su propio entrenador. Mi mujer cayó devastada, todas las familias y clientes vieron como este sujeto mató a patadas a un cachorro.
Le dije que por qué la había matado, que por qué la había pateado y me dijo que era necesario patearla pero se le había pasado la mano, le dije que estaba loco y que me gustaría hacerle lo mismo. Entonces él intentó golpearme, no tuvo ni siquiera la delicadeza y mínima educación de pedir una disculpa por quitarle la vida a nuestra perrita, lejos de eso intentó agredirme al grado de que sus propios clientes lo tuvieron que agarrar para que no me golpeara y nos tuvimos que salir mi mujer, Neo, el cuerpecito de Mari y yo por la puerta trasera para que no nos agrediera este Sr. Francisco Martínez.
Sabemos que Mari siempre estará con nosotros y sólo su cuerpo dejó de funcionar, por esa razón estamos tranquilos pero queremos hacer justicia, queremos que esta empresa deje de operar por el bien de nuestras mascotas y de la sociedad en general y queremos que esta persona sea castigada por la negligencia, violencia y malicia que tuvo con nuestra perrita, no es posible que aún existan este tipo de empresas, organizaciones fraudulentas que aparte de engañar a sus clientes, cometen delitos graves contra los derechos de los animales, asesinan cachorros sin el más remoto respeto a la vida ajena y representan un peligro para nuestro país y para nuestras especies. ¡Tomen nota!
[Gerardo Córdoba Wismann]
5 de abril de 2011
14 de febrero de 2011
©muyanimal