la verdad sobre la cría intensiva

Posted on abril 28, 2011 por

0


[En su editorial, el New York Times rechaza las pretensiones de la industria ganadera de impedir que el público se entere de cómo funcionan, prohibiendo por ley que se filme o se tomen fotografías al interior de las granjas de cría intensiva.] Lo leímos en The New York Times:

El Cliente de un Supermercado Que Compra Hamburguesas, huevos o leche tiene todos los motivos, y todo el derecho, a preguntarse cómo se producen estos productos. La respuesta, en la agricultura industrial, es “a puertas cerradas”, y así es como la industria quiere que siga siendo. En al menos tres estados -Iowa, Florida y Minnesota- está ganado terreno el proyecto de ley que convertiría en ilegales las investigaciones sobre las granjas de cría intensiva, especialmente filmar y tomar fotografías. La ley tiene un solo objetivo: ocultar las condiciones en que funcionan las granjas de cría intensiva, a un público que está empezando a pensar seriamente sobre los derechos animales y la manera en que se produce el alimento.
Esos proyectos comparten algunos elementos. Su definición de agricultura es excesivamente amplia; incluyen, por ejemplo, a las fábricas de perros. Tratan a los investigadores encubiertos y denunciantes como si fuesen ‘agro-terroristas’, decididos a dañar al ganado o destruir las instalaciones. También les gustaría penalizar la difusión de información sobre la producción agrícola. Y son apoyados por los pesos pesados de la agricultura industrial: Monsanto, el Farm Bureau, las agrupaciones que representan a los productores de cerdos, de productos lácteos, y ganaderos, así como de pollos, soya y maíz.
La exposición del funcionamiento de la industria ganadera ha sido tema de investigaciones encubiertas desde los días de Upton Sinclair http://en.wikipedia.org/wiki/Upton_Sinclair. Casi todos las mejoras importantes en el bienestar de los animales de granja, así como de extraordinarias mejoras en la seguridad alimentaria, se han producido porque alguien descubrió y denunció las condiciones en que viven y mueren. La cría intensiva confina a los animales en espacios muy hacinados, antinaturales y a menudo en condiciones poco higiénicas. Tenemos que saber más sobre lo que pasa detrás de esas puertas cerradas, no menos.
28 de abril de 2011
16 de abril de 2011
©new york timescc traducción mQh