para erradicar la tracción a sangre

Posted on julio 6, 2011 por

1


[Buenos Aires, Argentina] [Poniendo límites a la explotación de los caballos.

Comienzan a Colocar Microchips a los Caballos Usados para Cirujear. En una primera etapa, de un año, se controlará la salud de los alrededor de mil equinos que se utilizan en actividades informales. Luego, la ordenanza estipula dos años para buscar otras alternativas de movilidad a los carreros.

El intendente Miguel Lifchitz indicó ayer que en los próximos días comenzará la colocación de microchips a los alrededor de mil caballos que son utilizados para cirujeo. La idea es controlar el estado de salud de los equinos a través de un seguimiento del pequeño aparato tecnológico subcutáneo, y avanzar en el cumplimiento de la ordenanza sancionada el año pasado, que dio tres años de plazo para erradicar la tracción a sangre. El representante de los carreros rosarinos, Daniel Nievas, se manifestó a favor de la modalidad; y al mismo tiempo pidió que el municipio reemplace a los caballos por viejas camionetas, como ya hicieron de manera particular entre el 10 y el 15 por ciento de los cartoneros, luego que comenzaran los reclamos de agrupaciones defensoras de animales contra la actividad que “da de comer a cientos de familias”. El chip sería el mismo que ya colocó el Imusa a 1280 perros potencialmente peligrosos.
La muerte de un hombre al chocar su auto con un carro tirado a caballo en la autopista a Córdoba –donde está prohibido transitar con animales–, sacudió el avispero la semana pasada, y el municipio volvió a plantear la erradicación de la actividad de los cartoneros, plasmada meses atrás mediante una ordenanza sancionada por el Concejo municipal, que apunta a crear un registro de caballos y obliga a tramitar una libreta sanitaria para los equinos.
La idea es comenzar con un relevamiento completo de las familias y animales que participan del trabajo de cirujeo, y avanzar en el cumplimiento de la normativa local, que fija un plazo de tres años para que no haya más animales de tiro en las calles rosarinas. “Vamos a comenzar colocando los chips a todos los animales de tiro que hay identificados en Rosario, para poder controlar su estado de salud, y que no se les exija un trabajo desmedido respecto de su capacidad”, dijo ayer el intendente. Además, advirtió que “a partir de ese momento (de colocación colectiva) no se podrá incorporar ningún nuevo animal a los que hoy están realizando esta actividad”.
En ese sentido, el titular de Control Urbano Municipal (CUM), David Sánchez, dijo a Rosario/12 que a fin de mes comenzará la colocación, que consta de dos instancias. “Por un lado, personal de CUM y un veterinario recibirán al animal para colocar el microchip, tomar una muestra de sangre al equino y controlar el carro en cuanto a señalización; y por el otro, el responsable tendrá una entrevista con personal de Economía Solidaria para controlar la actividad a la que somete al animal y entregar una placa identificatoria”, detalló.
Luego de que Lifschitz indicara que “se están adquiriendo los elementos técnicos, y en pocos días se estará comenzando con la colocación, distrito por distrito”, Sánchez confirmó que será a partir de fin de este mismo mes. El plazo para el cumplimiento de esta etapa de la ordenanza es de un año.
En tanto, los otros dos años están destinados a “buscar alternativas para reducir la cantidad de personas que se dedican a la actividad, y al mismo tiempo ir reduciendo también la cantidad de animales que se están utilizando”, mediante una alternativa de movilidad.
Si bien todavía no hay una decisión sobre los vehículos de reemplazo, Nievas apuntó a la posibilidad que el municipio dote de “viejas camionetas”, tipo F100, a las personas que viven y mantienen a sus familias mediante la actividad. Sin embargo, Sánchez indicó que la alternativa vehicular se hablará con cada familia, “en forma particular”.
De todos modos, el cumplimiento de la ordenanza prevé el reemplazo “paulatino”, por lo que muchas propuestas de ediles apuntaron a la utilización de bicicletas y hasta motos.
Nievas comentó que actualmente hay cuatro delegados que controlan la actividad en Rosario, y cada uno de ellos empadronó a 270 carreros, por lo que actualmente hay más de mil caballos utilizados para cirujeo. Sin embargo, Sánchez señaló que hasta el momento, “el municipio tiene contabilizados alrededor de 450 carros, aunque hay muchos que utilizan dos caballos en distintos turnos”, por lo que el control se duplica.
[Lorena Panzerini]
6 de julio de 2011
©rosario 12