el retorno del lobo gris

Posted on enero 1, 2012 por

0


[California, Estados Unidos] [La reintroducción del lobo en California enfurece a ganaderos. Pero existe la ley de protección de especies en peligro de extinción y los lobos caen en esa categoría.] Lo leímos en Los Angeles Times, y tradujimos:

Un solitario lobo augura el retorno de un mítico depredador. Un collar GPS traza el viaje de un lobo gris conocido como OR7 que deambula sin rumbo fijo por Oregón y se acerca a la frontera californiana. La perspectiva de la reaparición de la especie en el Golden State emociona a conservacionistas y asusta a los rancheros.

[Bettina Boxall] Un collar GPS traza el viaje de un solitario lobo gris –trotando en las montañas, cruzando bosques y autopistas.
El joven macho dejó su manada en el nordeste de Oregón a principios de septiembre, dispuesto a encontrar una compañera y un territorio propio. Para fines de noviembre había recorrido 1.224 kilómetros. Últimamente se ha entretenido a uno o dos días en California.
Si OR7, como se lo conoce, cruza la frontera, será el primer lobo salvaje registrado en el Golden State desde 1924.
Incluso si no lo hace, el recorrido deja en claro que el retorno del mítico depredador nativo es inminente.
“No estamos planeando reintroducir a los lobos”, dijo Mark Stopher, ecólogo del Departamento de Caza y Pesca de California. “Van a llegar por su propia cuenta”.
Esa perspectiva emociona a los conservacionistas, pero asusta a los rancheros que han perdido ganado en otras partes del Oeste.
“Esto va a ser muy polémico”, dijo Stopher.
Los lobos grises fueron exterminados en todos los estados (excepto Hawai y Alaska) en los años treinta. Protegidos por la Ley de Especies en Peligro de Extinción, empezaron a volver al norte de Montana -desde Canadá- medio siglo más tarde. Luego, a mediados de los años noventa, 66 lobos canadienses fueron liberados en el Parque Nacional Yellowstone y en el centro de Idaho.
Para el año pasado, la población en las norteñas Montañas Rocosas había crecido a 1.651 lobos. Pero esa cifra se está reduciendo como secuela de las cacerías autorizadas en Montana e Idaho después de que el Congreso sacara de la lista a gran parte de la población de lobos a principios de año.
Los lobos de Oregón siguen estando protegidos por la ley de especies protegidas del estado, y cualquier lobo que se aventure en California sería protegido por leyes federales.
El recorrido de OR7 no es inusual para un lobo joven. Pero su collar GPS ha permitido que biólogos de la fauna silvestre y el público siguieran su ruta, convirtiéndolo en toda una celebridad.
Con el titular “Revelan Asombroso Viaje de Lobo Apasionado”, el tabloide británico Daily Mail publicó un adornado relato de sus travesías.
Y la organización conservacionista Oregon Wild, después de decidir que OR7 necesitaba un nombre más atractivo, inició un torneo que recibió varios cientos de sugerencias de niños de países tan remotos como Nigeria y Taiwán. El ganador será elegido de entre los cinco finalistas (Arthur, Max, Journey, Lupin y Takota) y será anunciado el Día de Año Nuevo.
De cerca de dos años y medio, OR/ es miembro de la manada de Imnaha, uno de los cuatro lobos grises que se establecieron en el nordeste de Oregón desde que una solitaria loba cruzara la frontera de Idaho en 1999. Fue la primera loba divisada en el estado desde los años cuarenta.
Los Imnaha son los lobos grises mejor conocidos de Oregón porque varios de ellos llevan collares de rastreo –y porque han adquirido una preferencia por el ganado.
Desde la primavera de 2010, la manada, cuyos números fluctúan, ha matado a veinte vacas y terneras, ganándose cuatro de ellos una sentencia de muerte. En mayo, el Departamento de Pesca y Fauna Silvestre del estado mató a dos, pero una demanda interpuesta por organizaciones conservacionistas ha suspendido el sacrificio de los otros dos –incluyendo a uno de feroz aspecto: el macho alfa y padre de OR7.
Russ Morgan, coordinador de lobos del departamento, se subió a un helicóptero en febrero y logró disparar contra OR7 con un dardo tranquilizante para ponerle el collar GPS.
Durante más de un mes, las lecturas lo sitúan en el mismo rango de 160 kilómetros en las Cascadas, a unos 64 kilómetros de la frontera de California.
“Lo más impresionante de este animal es que, incluso aunque permanece en general en la misma zona, todavía cubre grandes áreas: diez, veinticinco, treinta kilómetros en una noche en las montañas, dijo John Stephenson, coordinador de lobos de Oregón para el Servicio de Pesca y Fauna Silvestre de Estados Unidos.
Stephenson ha pasado varios días en terreno siguiendo a OR7 y buscando huellas de una compañera. De momento, sólo ha encontrado un par de huellas de garras del tamaño de un platillo.
“Mi corazonada es que está solo”, dijo Stephenson, mientras también especulaba que OR7 había encontrado buenas presas. El esqueleto de una cría de alce fue descubierto en un lugar que coincidía con las coordinadas previas del lobo.
Al otro lado de la frontera del estado, los ganaderos del condado de Siskiyou, están mirando con odio hacia el norte.
Dejar volver a los lobos en el Golden State sería un “catastrófico error”, dijo Jeff Fowle, cuya familia ha perdido corderos, una yegua y varias terneras a manos de pumas, coyotes y osos. “Este es simplemente un depredador más que no seremos capaces de controlar.
“Una cosa es que tenemos pérdidas económicas”, dijo. “Pero mirar a un puma o coyote o lobo matar al ganado… Es un crimen tortuoso y cruel”.
La supervisora del condado, Marcia Armstrong, dijo que su electorado estaba hasta la tusa con las protecciones de las especies en peligro de extinción que han rebajado drásticamente los niveles de tala y afectado las entregas de agua en la región.
“La gente ya no sabe qué hacer para tratar de subsistir con todas las protecciones medioambientales que se le han impuesto”, dijo. En cuanto a los lobos, “nos gustaría estar ahí cuando los maten”.
Steve Pedery, director de conservación de Oregon Wild’s, ve la polémica sobre los lobos como un choque de culturas.
“La gente está tratando de impedir la recuperación del lobo… porque lo asocian con el gobierno federal malo o con la terrible gente del Willamette Valley en Oregón que está tratando de reintroducir a un animal que sus abuelos exterminaron con justa razón. En realidad es mucho más un debate sobre valores antes que sobre lobos y lo que realmente hacen”.
El gran depredador volverá a California y no se puede evitar, dijo Patrick Valentino, del California Wolf Center. “No hay modo de que no ocurra”, dijo.
“Los lobos encendieron sus fuegos emocionales. Pero deberíamos considerarlo como una buena cosa”, dijo. “Son parte del ecosistema”.
1 de enero de 2012
24 de diciembre de 2012
©los angeles times
cc traducción c. lísperguer