los quieren matar desde el aire

Posted on enero 4, 2012 por

0


[Para proteger a los alces, el ganado ovino y las presas de caza de los cazadores, en Estados Unidos el Servicio de Fauna Silvestre quiere volver a matarlos a tiros desde el aire, en  lo que constituye un aberrante caso de crueldad hacia los animales: los lobos malheridos deambulan con dolorosas agonías hasta que los libera la muerte. Inadmisible.] Lo leímos en Los Angeles Times, y tradujimos:

[Kim Murphy] [Idaho, Estados Unidos] Uso federal de tiradores aéreos para eliminar lobos provoca críticas. Una foto de 2006 muestra a una avioneta de una agencia estadounidense cubierta con calcomanías que marcan la cantidad de lobos sacrificados para proteger a otros animales. La práctica será reanudada pronto. Activistas animalistas rechazan enérgicamente la iniciativa.
Durante años, las agencias federales que ayudaron a reintroducir la población de lobos en Estados Unidos en el marco de la Ley de Protección de Especies en Peligro de Extinción también han matado silenciosamente a cientos de lobos que amenazan el ganado o a animales preferidos por los cazadores. Para ello incluso han subido al cielo, y están pensando en volver a hacerlo.
Funcionarios en Idaho dijeron el miércoles que están considerando el despliegue de tiradores federales en helicópteros en el centro-norte de Idaho en las próximas semanas para matar a 75 lobos que amenazan a alces cerca de la frontera con Montana.
Pero una fotografía publicada por un bloguero conservacionista de Idaho esta semana ha planteado interrogantes sobre la discreción y profesionalismo del trabajo que está ejecutando la poco conocida agencia que actúa con pistoleros a sueldo para que solucionen el problema de los lobos en las Montañas Rocosas.
La fotografía, tomada en 2006, muestra una avioneta del Servicio de Fauna Silvestre de Estados Unidos cubierto con 58 calcomanías de garras –una por cada uno de los lobos matados desde el Piper Supercub arrendado en conjunto por el gobierno federal e Idaho Wool Growers, una organización sin fines de lucro de los criadores de ovinos. Funcionarios de la agencia federal confirmaron el miércoles la autenticidad de la fotografía.
Las calcomanías hacen evocar las marcas pintadas cerca de las hélices de los aviones de guerra de la Segunda Guerra Mundial, indicando los enemigos derribados. Las marcas “representan lobos removidos letalmente tras actos de depredación confirmados contra el ganado o contra perros pastores, con el permiso de la agencia de control de lobos”, dijo Lyndsay Cole, portavoz del Ministerio de Agricultura de Estados Unidos, que supervisa el Servicio de Fauna Silvestre
Dijo que las calcomanías habían sido aprobadas por los directores locales del Servicio de Fauna Silvestre en Idaho, pero que fueron retiradas en 2009 después de que los funcionarios “reconocieran que podían ser consideradas ofensivas por algunas personas”.
“Ofrecimos nuestras disculpas a todos lo que se hayan sentido ofendidos por el uso de esas calcomanías”, dijo Cole.
La fotografía de la avioneta cubierta de calcomanías, publicada por Ken Cole en el blog Wildlife News, reproduce persistentes informes sobre el avión conocido popularmente en Idaho como “la Abeja Asesina” [the Killer Bee]. “Creo que existe una cultura dentro de la agencia que ve a los lobos como enemigos, y creo que pegar calcomanías que llevan la cuenta de las muertes en un lado del avión es una representación bastante buena de eso”, dijo Cole.
La foto ha causado una tormenta entre dirigentes de organizaciones de protección de los lobos, que dicen que demuestra una actitud displicente entre agentes federales cuyas operaciones aéreas dejan a los lobos, a veces, con dolorosas heridas durante días antes de morir.
“¿Cuál es el mensaje? ¿Es esta la parte menos deseable del trabajo de un agente del Servicio de Fauna Silvestre, o se trata de deporte excitante? Hay otros modos de llevar la cuenta, como una hoja de Excel o una libreta. Esto, a primera vista, es una glorificación”, dijo Garrick Dutcher de la organización de Idaho sin fines de lucro, Living With Wolves.
Aunque los lobos reintroducidos en las Rocosas de Canadá fueron retirados recién este año de la lista de especies protegidas, una parte crucial de la ayuda que se les presta para que coexistan en Idaho, Montana y Wyoming ha sido el retiro de los lobos conocidos por sus repetidos ataques contras ovejas, ganado o presas de caza.
En 2009, en Idaho, los agentes del Servicio de Fauna Silvestre “removió letalmente” a 107 lobos responsable de los ataques fatales contra 430 piezas de ganado y 16 perros guardianes. Ese año, la agencia eliminó a 480 lobos en todo el país. Este año hasta la fecha, el Servicio de Fauna Silvestre ha matado en Idaho a 37 lobos; otros 13 fueron eliminados por el estado y 162 fueron matados por cazadores y tramperos.
Funcionarios del Servicio de Pesca y Caza de Idaho dicen que están considerando desplegar nuevamente a agentes del Servicio de Fauna Silvestre en avionetas en la región de Lolo –en los alrededores del Clearwater National Forest entre Lewiston y la frontera con Montana- tan pronto como la capa de nieve sea suficientemente gruesa para facilitar la detección de los lobos.
“Es un método de control que la Comisión de Caza y Pesca adoptó a principios de año. Decidieron que sería una herramienta apropiada para implementar en caso de que las cacerías y las trampas no tuvieran éxito”, dijo el portavoz del ministerio, Niels Nokkentved, agregando que todavía no se tomaba una decisión definitiva.
Dave Cadwallader, que supervisa la región de Lolo para el ministerio, dijo que la población de alces en la región se había reducido drásticamente de casi 17 mil a cerca 2 mil 200 en 1989.
“Es evidente que los lobos están teniendo un importante impacto para la supervivencia del alce y del alce americano en la zona de Lolo”, dijo. “La depredación y el plan de control mencionan entre 50 y 75 lobos que van a tener que ser eliminados para ver el impacto”.
Los defensores de la conservación del lobo dicen que no es necesario recurrir a la caza aérea de los lobos, observando que la cantidad de alces empezó a decaer fuertemente, debido a la reducción de su hábitat, incluso antes de que los lobos fueran reintroducidos.
“Desgraciadamente se ha convertido en una situación en la que están usando a los lobos como chivos expiatorios para apaciguar a los cazadores en la zona”, dijo Suzanne Stone, representante en Idaho de Defenders of Wildlife.
Carter Niemeyer, ex agente del Servicio de Fauna Silvestre que escribió el libro ‘Wolfer’, sobre su trabajo en la agencia, dijo que las calcomanías reflejan una desafortunada actitud entre algunos agentes federales.
“Yo trabajé para esa organización durante veintiséis años. He sido juez, miembro del jurado y verdugo, y cuando era necesario eliminar lobos, traté de hacerlo de la manera más humanitaria posible”, dijo Niemeyer.
Dijo que se enteró de las calcomanías hace más de un año y que lo “consternó”.
“No podía creer que mi propia agencia estuviera haciendo eso”, dijo Niemeyer, que fue supervisor de distrito para el Servicio de Fauna Silvestre de Idaho entre 1975 y 2000 y más tarde supervisó el control de lobos para el Servicio de Pesca y Fauna Silvestre de Idaho.
Sin embargo, residentes de Idaho que afirman que los lobos han amenazado a vecinos y diezmado otras especies, dicen que la agencia no debería excusarse. “A los lobos los queremos muertos”, dijo Ron Gillett, de la Coalición Anti-Lobo de Idaho, en Stanley.
4 de enero de 2012
14 de diciembre de 2011
©los angeles times
cc traducción c. lísperguer