carne roja acorta esperanza de vida

Posted on abril 16, 2012 por

1


[Abandonar la carne es una recomendación que gana cada vez más terreno, por razones ético-filosóficas y/o religiosas (porque los animales tienen derecho a la vida) y por razones más egoístas, como prolongar tu estadía en la Tierra. Mientras más carne consumes, más corta es tu vida. Lo viene de demostrar un nuevo estudio en Estados Unidos.] Lo leímos y tradujimos:

[Anne Harding] ¿Quiere vivir más tiempo? Remplace parte de la carne roja en su dieta por pescado, nueces, granos enteros y otras fuentes más saludables de proteínas, recomiendan investigadores de Harvard.
Esa es la conclusión de un nuevo estudio publicado esta semana en los Archivos de Medicina Interna (Archives of Internal Medicine), que descubrió que el riesgo de morir a edad temprana –por enfermedad cardiaca, cáncer o cualquier otra- aumenta en relación con el consumo de carne roja.
Comer demasiada carne roja, que es alta en grasas saturadas y colesterol, ha sido considerado durante largo tiempo como malo para la salud, especialmente para el corazón. El nuevo estudio, sin embargo, es el primero en calcular el efecto del remplazo del consumo de carne roja en la vida de una persona.
Utilizando datos de dos prolongados estudios realizados por profesionales de la salud, investigadores estudiaron la dieta de más de 121 hombres y mujeres de edad mediana de hasta veintiocho años. Casi el veinte por ciento de los participantes murió durante ese periodo.
En promedio, cada ración adicional de carne roja que los participantes comieron por día estuvo asociada con un riesgo de morir durante el estudio trece por ciento más alto. Productos de carne roja procesados –como vienesas, tocino y salami- parecen ser todavía más peligrosos: cada ración diaria adicional estuvo asociada con un riesgo de morir veinte por ciento más alto.
Sobre la base de estas conclusiones, los investigadores calculan que substituir una ración diaria de carne roja con pescado, pollos, nueces, legumbres, granos enteros o productos lácteos bajos en grasas reducirían el riesgo de morir en esta etapa de vida entre el siete y el diecinueve por ciento. Si todos en el estudio hubieran reducido su consumo promedio de carne roja a menos de la mitad de la ración diaria, dicen los investigadores, el nueve por ciento de las muertes entre hombres y el ocho por ciento entre mujeres se habrían podido evitar.
“Nuestro mensaje es tratar de reducir el consumo de carne roja a menos de dos o tres raciones a la semana”, dice la conocida autora An Pan, Ph.D., investigadora de la Escuela de Salud Pública de Harvard, en Boston.
“No queremos que todo el mundo se vuelva vegetariano”, dice Pan, aunque agrega que evitar completamente la carne roja es una buena idea. “Es mejor comer productos no procesados y de origen vegetal”.
Dean Ornish, M.D., fundador y presidente del Instituto de Investigación de Medicina Preventiva (Preventive Medicine Research Institute), en Sausalito, California, dice que una dieta vegetariana proporciona un “doble beneficio”, porque reduce la exposición de una persona a substancias nocivas en la carne mientras que también provee valiosos nutrientes.
“Literalmente hay cientos de miles de substancias medicinales que puedes encontrar en la fruta y en la verdura, y en los granos enteros y las legumbres y los productos de soya que previenen enfermedades”, dice Ornish, que escribió el prefacio del estudio.
¿Por qué es la carne roja, y especialmente la carne roja procesada, potencialmente mala para la salud? Además de su alto contenido en grasas saturadas, que pueden contribuir al surgimiento de enfermedades cardiacas, asar la carne a altas temperaturas puede producir cancerígenos en la superficie, dice Pan. Y las carnes procesadas contienen algunos adictivos de los que se cree que en altas cantidades fomentan también el cáncer.
Además, una dieta rica en carne roja probablemente adolece de insuficiencias en otras áreas, dice Robert Ostfeld, M.D., cardiólogo y profesor de medicina clínica en el Centro Médico Montefiore, en el Bronx, Nueva York.
“Si, en promedio, comes más carne roja, puedes estar comiendo menos frutas y verduras, así que estás recibiendo las cosas malas de la carne roja y no están recibiendo las cosas buenas de las frutas y verduras”, dice Ostfeld, que no participó en el estudio. “Mi recomendación es comer lo menos posible carne roja que se pueda, y creo que sería ideal evitarla completamente”.
Staffan Lindeberg, M.D., profesora de medicina en la Universidad de Lund, en Suecia, dice que concentrarse en la carne roja puede ser contraproducente. Una mayor amenaza para la salud es la dieta occidental en general, pesada en azúcar y almidón, dice Lund, que estudia enfermedades cardiacas y diabetes y promueve una versión de la llama dieta paleolítica, que enfatiza las carnes magras, frutas y verduras.
“Tenemos que concentrarnos en alimentos más comunes, como granos, productos lácteos, grasas refinadas y azúcar refinada”, dice Lindeberg.
Estudios como los de Pan son inherentemente polémicos debido a la nada saludable reputación de la carne roja, lo que hace que su consumo sea difícil de extraer del estilo de vida general de una persona, dice Lindeberg. “La carne roja ha sido percibida como mala durante muchos años, y la gente que evita la carne roja toma todo tipo de medidas preventivas para su salud futura”, dice. “Estadísticamente no es posible ajustarse a todas estas medidas”.
Ciertamente, Pan y sus colegas descubrieron que los hombres y mujeres en el estudio que comían carne roja también tendían a ser más pesados, eran físicamente menos activos y más inclinados a beber y fumar que sus compañeros. Sin embargo, los investigadores tomaron en cuenta esos y otros factores en su análisis.
15 de abril de 2012
13 de marzo de 2012
©health magazine
vía cnn
cc traducción c. lísperguer