de dónde vienen los huevos

Posted on abril 23, 2012 por

0


[¿Vale la pena tolerar el maltrato para comer un huevo al desayuno?]

[Nicholas D. Kristof] Los huevos de supermercado brillan con aparente limpieza, y nada parece más sano que romper uno de ellos en una sartén.
Pero la Sociedad Protectora de Animales de Estados Unidos planea dar el conocer el jueves los resultados de una investigación encubierta de la Kreider Farms, una importante granja industrial que produce 4.5 millones de huevos cada día para supermercados como ShopRite.
He visto videos y fotos tomadas por el investigador, que dice que trabajó en Kreider entre enero y marzo de este año. En una entrevista, describió una gestión que desdeñaba cualquier preocupación por la limpieza o el bienestar de las gallinas.
“Es físicamente difícil respirar debido al amoníaco” que sube de los pozos de estiércol debajo de los establos más viejos, dijo el investigador, que no quiso que se mencionara su nombre porque le impediría volver a infiltrarse en la industria. Dijo que cuando los trabajadores tenían que entrar en un establo más viejo, primero abrían las puertas y aceleraban los ventiladores y luego corrían a hacer lo que tenían que hacer antes de que los vapores se hicieran irrespirables.
A veces se podía ver a ratones corriendo por las cintas transportadoras de pollos, los establos estaban llenos de moscas y estiércol y tres de ellos dieron positivo de salmonella, dijo. (En realidad, la salmonella no es tan rara como se pudiera pensar, y fue detectada en un tres por ciento de los huevos de granjas industriales inspeccionadas el año pasado por la Administración de Alimentos y Fármacos.)
En un caso, once gallinas estaban apretujadas en una jaula de sesenta por sesenta centímetros. La sociedad protectora dice que eso supera incluso las propias normas voluntarias de la industria, las que han sido ampliamente criticadas por inadecuadas.
El carro alimentador automático que avanza entre las jaulas a veces decapita a las gallinas cuando están comiendo, dijeron los investigadores. Se retira los cadáveres cuando son fáciles de ver, pero a veces permanecen durante semanas en las jaulas, apilándose hasta que se pudren en la instalación, agregó.
Otras gallinas han quedado atrapadas en el alambrado y usualmente se las deja morir, dijo el investigador.
“Estas acusaciones de la sociedad protectora son una grosera distorsión de Kreider Farms, nuestros empleados y el modo en que tratamos a las aves”, me dijo en una declaración Ron Kreider, presidente de Kreider Farms. En esta reconocía que tres establos habían dado positivo para salmonella, pero dijo que los consumidores nunca corrieron peligro.
“La realidad del procesamiento de alimentos puede ser desagradable para los que no están familiarizados con la agricultura animal”, agregó Kreider, el presidente de tercera generación de la empresa familiar. “Cuando se trabaja con millones de aves, hay siempre un pequeño porcentaje de aves que mueren. En los gallineros más antiguos contendrán inherentemente un cierto nivel de actividades de moscas y roedores”. Kreider agregó que su empresa estaba dirigiendo a la industria en el remplazo de los viejos establos por instalaciones modernas.
Como muchos lectores, yo no siento ninguna simpatía especial por los pollos. Su desgracia es no tener ojos grandes.
Criado en una granja de Yamhill, Oregon, yo pensaba que nuestros cerdos eran tremendamente inteligentes, mientras que nuestros gansos se unían de por vida y nuestras ovejas y reses tenían personalidades diferentes. Los pollos eran los menos individualistas de los animales que criábamos.
Operaciones industriales como Kreider son deslumbrantemente eficientes a la hora de producir huevos baratos, de modo que le ahorran dinero al consumidor. Sin embargo, me estremezco con un sistema en el que las gallinas son reducidas a cosas. Muchos de nosotros lo sentimos así, que es la razón de porqué Burger King, Denny’s Quiznos y Hardees están tratando de comprar más huevos de campo.
El año pasado, el principal gremio de la industria avícola, United Egg Productores, se unió a la Sociedad Protectora de Animales de Estados Unidos en un acuerdo para apoyar las nuevas normas federales que proveerán de más espacio a las gallinas. Fue histórico ver a empresarios agrícolas y activistas animalistas firmando un acuerdo para salir adelante.
Pero Kreider Farms no es miembro de United Egg Producers, y algunos productores aberrantes y ganaderos y criadores de cerdos están tratando de eliminar el acuerdo. Temen la creación de un precedente de interés federal en el bienestar animal, de modo que su aprobación deberá superar una fuerte resistencia.
Para los que dudan, pensad un momento en el arco de la empatía. Siglos atrás los humanos nos divertíamos mirando cómo ejecutaban o torturaban a otros seres humanos. Hasta tiempos modernos, considerábamos un deporte dar muerte violenta a algunos animales. Ahora nuestra sensibilidad ha evolucionado, de modo tal que ahora la gente se indigna cuando los animales son maltratados, a menos que ocurra en las granjas sin que lo veamos.
¿Debería la policía detener a chicos traviesos que se entretienen torturando perros pero permitir que los avicultores industriales maltraten a millones de gallinas? ¿No deberíamos ponernos de acuerdo en algunas normas mínimas?
Por cierto, no es fácil ponerse de acuerdo en qué constituye crueldad hacia los animales. Pero meter once gallinas en una jaula del tamaño de un horno durante la mayor parte de su vida, parece estar más allá de lo aceptable.
De algún modo, los huevos fritos ya no saben tan bien cuando uno se imagina el fétido establo donde fueron puestos.
23 de abril de 2012
11 de abril de 2012
©new york times
cc traducción c. lísperguer