animales sin antibióticos

Posted on abril 25, 2012 por

0


[Es posible eliminar el uso indiscriminado de fármacos y antibióticos utilizados para estimular el crecimiento animal porque es cada vez más evidente que son dañinos para la salud humana. Pero en este editorial del NYT no se menciona el tema de la salud animal. Ni menos si es médicamente responsable seguir fomentando el consumo de carne, pese al conocimiento de sus terribles efectos sobre la salud humana.]

Dos importantes acontecimientos en las últimas semanas –una directriz regulatoria y un fallo de una corte federal- han creado esperanzas de que se puede avanzar para limitar el extendido uso de antibióticos para estimular el crecimiento del ganado, pollos, cerdos y otros animales de producción.
La práctica de décadas de antigüedad de dar pequeñas dosis de antibióticos permanente y masivamente a animales de producción tiene un alto coste para la salud humana. Ha fomentado la emergencia de gérmenes que son resistentes a los fármacos veterinarios y a los fármacos muy similares utilizados en el tratamiento de humanos.
El miércoles pasado, la Administración de Alimentos y Fármacos emitió nuevas directrices como parte de un intento de lograr que las compañías farmacéuticas, los criadores de animales y los veterinarios pongan un freno al uso indiscriminado de antibióticos que son importantes para el tratamiento de humanos. Hay un montón de cosas a las que hay que poner freno: cerca del ochenta por ciento de los antibióticos vendidos en Estados Unidos son usados en animales, la inmensa mayoría para fomentar un engorde más rápido, no para tratar a animales enfermos.
Según las directrices de la Administración de Alimentos y Fármacos (FDA), los fabricantes de fármacos deben cambiar voluntariamente su etiquetado de fármacos médicamente importantes para eliminar la estimulación del crecimiento como un uso aprobado en animales, un paso que convertiría en ilegal que los criadores de animales usen los fármacos con ese propósito. Las etiquetas deberían exigir que los veterinarios controlen el uso de los fármacos para el tratamiento o prevención de enfermedades. Eso pondría fin a la actual venta sin limitaciones. Algunas organizaciones querían que la FDA prohibiera derechamente el uso de fármacos médicamente importantes para fomentar el crecimiento. Pero la Pew Campaign on Human Health and Industrial Farming respaldó lo que dijo que era una radical aproximación al problema. Funcionarios federales argumentan que funcionará porque, dicen, los fabricantes de fármacos también están convencidos.
Para la FDA será muy importante controlar si las compañías farmacéuticas cambian sus etiquetas y si el uso de fármacos en las granjas disminuye en los próximos años. Si esas cosas no ocurren, la agencia debe tomar medidas más enérgicas.
Entretanto, el juez de una corte distrital federal en Nueva York emitió el mes pasado una orden que exige que la FDA prohíba el uso de penicilina en pequeñas dosis y dos formas de tetraciclina a los criadores de animales con el fin de acelerar el crecimiento a menos que los fabricantes puedan probar en audiencias que ese uso no es perjudicial para seres humanos y no promuevan los fármacos resistentes a los microbios.
Ese es el tipo de aproximación caso por caso que la agencia esperaba evitar con sus nuevas directrices voluntarias. Incluso así, sería útil recurrir a los dos métodos, para ver cuál es el más efectivo. A menos que los criadores cambien sus prácticas, ningún fármaco podrá proteger a los humanos contra gérmenes resistentes.
25 de abril de 2012
16 de abril de 2012
©new york times
cc traducción c. lísperguer