perros rescatistas y esnifadores

Posted on junio 19, 2012 por

0


[Aquí hay un par de razones de por qué los perros son el mejor amigo del hombre].

[Karen Ravn] Son más que el mejor amigo del hombre. Son amigos con beneficios. Aquí hay algunas maneras en que los perros nos ayudan a hacer nuestras vidas más sanas, seguras y largas.

Búsqueda y Rescate
Cuando ocurre un desastre, los perros de búsqueda y rescate no están nunca demasiado lejos. Después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, por ejemplo, el contingente canino de las operaciones de búsqueda y rescate en el World Trade Center y en el Pentágono se elevaba por encima de los 350 miembros.
“Un perro necesita bastantes bríos como para salir por cuenta propia a buscar a una persona”, dice el entrenador de perros Pluis Davern. “Pero si digo: ‘Para, ven aquí’, tiene que hacer exactamente eso”. Davern es el adiestrador jefe de la Fundación Nacional de Perros de Búsqueda y Rescate [National Disaster Search Dog Foundation], que rescata perros de refugios, los convierte en perros de búsqueda y rescate certificados por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias [Federal Emergency Management Agency] en su Club de Adiestramiento Canino Sundowner en Gilroy, California, y luego los entrega en adopción a personal de primera respuesta, bomberos la mayor parte.
Durante el adiestramiento, Davern recompensa a los perros no con tentempiés sino con juegos de tira y afloja. En situaciones prácticas, dice, los perros buscan a la persona que va a jugar con ellos. En situaciones reales, “no están rescatando personas”, agrega. “Simplemente lo que más quieren es encontrar a la persona que creen que tiene el juguete”.

Oliendo el Cáncer
Los mismos hábiles olfateadores que pueden ser adiestrados para encontrar a una persona debajo de una montaña de escombros, pueden ser adiestrados para oler el cáncer en el aliento o deposiciones de una persona. En un estudio publicado en enero de 2011, un perro cobrador cuidadosamente adiestrado revisó en Japón muestras de más de trescientos voluntarios, de los cuales se sabía que 48 tenían cáncer colorrectal. El perro estuvo en lo correcto el 95 por ciento de las veces al identificar a los pacientes de cáncer mediante muestras de aliento y el 98 por ciento mediante la revisión de las deposiciones. En estudios previos, perros adiestrados fueron capaces de detectar cáncer de vejiga, pulmón, mamas y ovarios y el melanoma.
Desde un punto de vista práctico, no parece probable que los perros detectores de cáncer sean usados alguna vez a gran escala. Se necesita un montón de tiempo y esfuerzos para adiestrar a un perro. En lugar de eso, los investigadores esperan descubrir qué exactamente huelen los perros y luego desarrollar una máquina que también pueda detectar el cáncer.

Investigación del Cáncer
Los perros no solo ayudan a diagnosticar el cáncer sino también podrían algún día ayudar a curarlo. Muchos científicos ven el estudio del cáncer en los perros como una prometedora ruta para aprender sobre el cáncer en los humanos. De hecho, el Instituto Nacional del Cáncer tiene un Programa de Oncología Comparativa que fomenta el intercambio entre la investigación del cáncer entre humanos y canes.
Los perros ofrecen mejores modelos de estudio que los ratones (los modelos más típicos en las investigaciones) debido a que están más cerca de nuestro tamaño y desafortunadamente, como nosotros, desarrollan frecuente y naturalmente tumores. (En los ratones, los investigadores tienen que hacer crecer los tumores). Además, muy a menudo los cánceres tanto en humanos como en perros comparten una biología y conducta similar, y responden del mismo modo a los tratamientos tradicionales.
Precisamente debido a que puede rendir frutos para los humanos, se está haciendo más investigación de cáncer en perros. Pero también puede servir para los perros mismos. La investigación se hace solo con perros mascota que ya han sido diagnosticados con cáncer y la gente a menudo prefiere inscribir a sus perros en algún estudio porque los tratamientos usuales han fracasado, de modo que el tratamiento experimental representa la última oportunidad para salvar la vida del perro. A veces funciona. E incluso cuando no es así, la gente puede consolarse con la idea de que lo que los científicos están aprendiendo puede servir para ayudar a otros perros –y otros humanos.

Predicción de Terremotos
Los perros pueden oír cosas que nosotros no oímos y oler cosas que no olimos. ¿Pero pueden también sentir cosas que no sentimos que les dicen que viene un terremoto? Esa teoría fue formulada hace más de dos mil años. Pero las pruebas son algo frágiles.
Un estudio publicado en 1988 puso a prueba una versión de la teoría, específicamente que justo antes de un terremoto más perros escapan de casa que en otros momentos. Pero el autor no pudo encontrar ninguna correlación entre los casi 42 partes diarios de perros perdidos en el diario San Jose Mercury News entre el 1 de enero de 1983 y el 31 diciembre de 1985, y los 224 temblores de magnitud 2.5 o mayor en esa zona durante el mismo periodo.
En 2003, un investigador japonés tuvo mejor suerte conectando quejas relacionadas con perros (ladridos excesivos, mordeduras, etc.) con el terremoto de magnitud 7.2 en Kobe en 1995. Encontró en informes públicos que en algunas partes de Japón afectadas por el terremoto las quejas aumentaron en un dieciocho por ciento durante los dos meses previos al terremoto, y después. En la isla justo arriba del epicentro, las quejas aumentaron en un sesenta por ciento el mes anterior al terremoto, en comparación con el mismo mes del año anterior.
Por supuesto, casi cualquier temblor de cualquier magnitud provoca una avalancha de informes sobre mascotas comportándose de manera rara antes del evento: “Mi perro saltó a mi regazo y empezó a lamerle la cara sin ningún motivo”. Los científicos no los toman muy en serio. Dicen que si el temblor no hubiese ocurrido, la gente probablemente no habría atribuido a esas conductas ninguna significación.
Además, supongamos que su perro realmente puede sentir un terremoto antes de que se produzca y eso lo hace brincar a su regazo a lamerle la cara. A menos que salte a su regazo y lo lama en la cara solo antes de terremotos, y nunca en ningún otro momento, usted va a perder un valioso tiempo en decidir si meterse o no debajo del escritorio.
19 de junio de 2012
18 de julio de 2011
©los angeles times
cc traducción c. líspergue
r