el ave más pequeña de chile

Posted on noviembre 9, 2012 por

0


[Chile] [El oasis en mitad del desierto que le da hogar al ave más pequeña de nuestro país. El santuario alberga al Picaflor de Arica, especie que sólo existe en nuestra región y de la cuál sólo quedan 600.]

A unos 40 kilómetros de la ciudad, a pocos metros del cruce que lleva a Caleta Vítor, se encuentra un oasis natural enclavado en pleno valle de Chaca. Allí vive una especie de ave única y que hoy se encuentra en serio peligro de extinción.
Se trata del Picaflor de Arica, un tipo de colibrí muy pequeño que se haya únicamente en nuestra región y en ninguna otra parte del mundo, y del cual sólo quedan un poco menos de 600 ejemplares.
Para proteger este invaluable tesoro regional se encuentra en desarrollo una auto destinación en este terreno fiscal con el fin de conservar el hábitat natural del frágil Picaflor de Arica.
Es en este predio de alrededor de 5 hectáreas donde esta especie, hoy en peligro de extinción, ha vivido por años. Por esta razón, la Secretaría Regional del Medio Ambiente en conjunto con Bienes Nacionales, eligió este lugar para llevar a cabo el proyecto a través del manejo del chañar, árbol que prolifera en este oasis, y que permitirá preservar la vida de esta especie.
La idea de esta iniciativa es que a través de un buen cuidado de la vegetación del lugar habrá una mayor cantidad de flores en diferentes temporadas, y así esta especie de picaflor tendrá alimento todo el año.
El alimento más importante durante el periodo reproductivo del Picaflor de Arica es la flor del chañar, es por esto que la autoridad medioambiental ha puesto especial énfasis en su protección y cuidado para mitigar la disminución poblacional de esta ave.

El Más Pequeño de Chile
Con un promedio de 8 centímetros de largo, el Picaflor de Arica es el ave más pequeña de nuestro país y de toda Sudamérica. En el mundo sólo es más pequeño el Picaflor de Cuba.
El colibrí ariqueño se alimenta del néctar de algunas flores como las chilcas o las pequeñas flores amarillas del chañar. Pero también el oasis cuenta con parcelas demostrativas que se usan a modo de ensayo con distintos tipos de plantaciones.
Es importante que se den flores que tengan néctar para que el picaflor pueda libar y alimentarse. Y deben ser flores pequeñas, ya que el pico de éste es corto, comparado con el de otras especies.
Además, se ponen tambores con desechos vegetales para que se produzcan moscas, ya que el picaflor también se alimenta de pequeños insectos voladores (durante el periodo reproductivo).
En el lugar, es posible ver nidos de picaflor, los cuales se han encontrado sólo en los yaros, árboles de grandes espinas que estructuran el paisaje de este oasis natural en medio del desierto.
Sumado a esto, la vegetación del lugar es propia de esta zona y muchas de las especies de aves que aquí se encuentran, no se ven en otro sitio, como es el caso del tijeral del norte y nuestro picaflor, especies asociadas sólo a este tipo de oasis. Lo más al sur que se ha visto al Picaflor de Arica fue en Camiña, según un registro del año 2004.
Para llevar un mejor control, se marcan los árboles con etiquetas. Esta vegetación es medida constantemente, también se cuentan las flores y los frutos y cuántas veces liban los picaflores en él. Incluso se cuenta cuántas abejas se ven por minutos en ese mismo árbol.

Ensayo y Error
La autoridad medioambiental reconoce que el proyecto se encuentra en una etapa de ensayo y error. Todo con tal de que la iniciativa se convierta pronto en un proyecto sustentable, no sólo con un fin ecologista sino también en algo educativo y turístico.
“La participación de la comunidad para nosotros es súper importante. El tema de la difusión lo vamos a hacer a través de los colegios para que la protección del picaflor parta desde la educación. Creo que mientras más conoces las especies, más tiendes a protegerlas, porque sabes de lo que se trata, entonces le asignas valor a lo que tenemos”, contó María Francisca Buitano, seremi del Medio Ambiente de Arica y Parinacota.
Además, no descarta la idea de implantar a futuro un sendero con información acerca de estas aves y del lugar, con el fin de potenciar el cotizado -en otros países- turismo de observación de aves, también llamado aviturismo o turismo ornitológico.
9 de noviembre de 2012
8 de noviembre de 2012
©estrella de arica

Posted in: arica, aves, chile