extraña desaparición del alce en minnesota

Posted on enero 3, 2013 por

0


[Minnesota, Estados Unidos] [La icónica población de alces del estado se ha estado reduciendo misteriosamente en los últimos años –que algunos atribuyen al cambio climático, a los parásitos y a los depredadores- y se están haciendo esfuerzos para recuperarlos.]

[Andrew Khouri] En el pasado, si sobrevolaba el nordeste de Minnesota con Sky Dan, tenía garantizado el avistamiento de alces. Una vez, el piloto vislumbró quince alces en un vuelo. Tenía tanta confianza que incluso ofreció devolver el dinero a los pasajeros de sus excursiones aéreas si no veían a un alce.
”Si no veías a un alce, no pagabas”, dijo Dan Anderson, 49.
Pero ya no más. Anderson dejó de devolver el dinero en 2008. Estaba devolviendo demasiado.
La icónica población de alces del estado ha estado descendiendo misteriosamente en los últimos años, una reducción que ha llevado este mes al Departamento de Recursos Naturales de Minnesota a proponer la clasificación del alce como especie de “preocupación especial”.
“Es una clasificación que quiere decir que tenemos que prestar atención a esta especie”, dijo Richard J. Baker, coordinador del programa de especies en peligro del departamento.
La razón precisa de la reducción sigue siendo desconocida, aunque algunos expertos han identificado algunas causas probables, incluyendo el cambio climático, los parásitos, las enfermedades, los depredadores y la alimentación.
”Puede ser toda una constelación de cosas”, dijo Lou Cornicelli, director de investigación de la fauna silvestre del Departamento de Recursos Naturales.
Cornicelli dijo que los alces tampoco estaban emigrando hacia otros estados, ni a Canadá.
”Los que están en nuestro estado, se están muriendo”, dijo.
Para los habitantes del estado, esas muertes tocaron una cuerda sensible.
Los alces son un símbolo cultural de la naturaleza y conllevan algo de misticismo. El animal adorna los letreros de restaurantes, bares, hosterías y otros establecimientos.
En otoño, la localidad de Grand Marais celebra su festival Moose Mandes durante un largo fin de semana en la temporada de apareamiento del alce. “En otoño se vuelven un poco locos, lo que es bueno si mantienes la distancia”, dijo Sally Nankivell, directora ejecutiva de la Oficina Turística del condado de Cook.
Durante tres días, la localidad de cerca de 1.350 habitantes junto al Lake Superior organiza un festival. Se reparten alces de peluche gratuitos, se imprimen huellas de alce en esténcil en el suelo y se organiza un torneo poético centrado en el alce –tanto haiku como poemas graciosos. El festival tiene su propia mascota: Murray, el Alce.
Aunque el alce de Minnesota está en problemas, los expertos dicen que es prematuro considerar al animal como una causa perdida.
”No es que vayan a desaparecer ahora. El tema es qué hacer para que se recuperen”, dijo Ron Moen, biólogo de la fauna silvestre de la Universidad de Minnesota en Duluth.
De 2005 a 2012, la población de alces del nordeste de Minnesota bajó en un 48 por ciento, a 4.230 animales, de acuerdo a un sondeo aéreo anual. En el noroeste de Minnesota, los alces han desaparecido en gran parte del territorio.
”No hemos descubierto qué provocó la desaparición en el noroeste”, dijo Cornicelli.
Así que Minnesota ha iniciado una campaña para revertir la tendencia.
En enero, una compañía privada contratada por el estado empezará a disparar, desde un helicóptero, dardos con tranquilizantes contra cien alces, informó Cornicelli. Una vez dominados, 75 hembras y 25 machos serán equipados con collares de rastreo con GPS.
El Departamento de Recursos Naturales y el personal tribal se encargan desde 2007 de los “puestos de control obligatorio de los alces”. Se pide a los cazadores que recojan, para determinar la edad, muestras de sangre, el hígado entero, el pelo y un diente incisivo, que deben dejar en los puestos.
La designación de preocupación especial no implicará el fin de la caza, que según los expertos no juega ningún papel en la reducción de la población. Eso cambiaría si los alces fueran clasificados como “especie amenazada” o “en peligro”, según la legislación de Minnesota.
El guía turístico Jim Blauch recuerda que hace unos ocho años no era raro ver a alces en el trayecto desde su balneario a orillas del lago hacia la cercana Ely. Desde entonces, empero, dice que ve cada vez menos alces.
Las familias llegan a pescar, a andar en canoa, a explorar los bosques o simplemente a descansar en Moose Track Adventures –el balneario y servicios de guía Farm Lake que Blauch gestiona con su esposa, Joan. Este año, dijo, un grupo de turistas vio tres alces en el bosque.
Blauch no ha tenido tanta suerte. Pese a sus frecuentes viajes, como guía, a los bosques, el último alce que recuerda haber visto fue cerca de la frontera canadiense hace unos cinco años.
”En realidad es decepcionante, porque cuando la gente piensa en el nordeste de Minnesota, piensan en el alce”, dijo. “Aquí todo tiene relación con los alces”.
2 de enero de 2013
20 de diciembre de 2012
©los angeles times
cc traducción @lisperguer