zorros acosados por los ácaros

Posted on marzo 28, 2013 por

0


[Estados Unidos] [El cambiante mundo natural en nuestra puerta. Artículo que encontramos en The Washington Post y tradujimos. Estas son recomendaciones dirigidas a vecinos y animalistas del Parque Tahoma para curar a los zorros del vecindario que sufren de sarna. Ese es un nivel de conciencia y compromiso con los animales del barrio que muchos quisiéramos tener en nuestros vecindarios].

[Patterson Clark, Washington] Alarmado cuando vio a un zorro “corriendo frenéticamente y sin rumbo” por su patio trasero en el Parque Takoma el mes pasado, Henry Allen llamó a la policía y subió a la red su avistamiento en un grupo de discusión por email del vecindario, donde otros estaban informando sobre el mismo animal. La vigilancia se intensificó después de que circularan noticias de que un zorro con rabia había atacado a una mujer en Rock Creek Park la semana pasada.
El zorro del Parque Takoma se destacaba por dos cosas: su conducta errática –que hizo pensar a todos que tenía rabia- y una horrible enfermedad de la piel, la sarna sarcóptica.
“Me asombró ver que no tenía pelo en su cola”, dijo Allen, ex redactor y editor del Post, que describió el rabo como “completamente desprovisto de su pelaje”. En casos extremos, un zorro con sarna puede perder todo el pelo.
“Todos los años recibimos por lo general un par de informes sobre animales de aspecto extraño que resultan ser zorros con sarna”, dice el capitán de la policía del condado de Montgomery, Michael Wahl, director de la División de Servicios Animales del condado. Sus agentes han hecho varios intentos infructuosos de capturar a los animales con trampas en vivo.
Jim Monsma, director del Centro de Vida Silvestre Segunda Oportunidad (Second Chance Wildlife Center; SCWC) en Gaithersburg, informa recibir una llamada a la semana en relación con zorros con sarna, “pero nuestras manos están atadas por los reglamentos del estado”, dice. Debido a que los zorros son vectores de rabia, la ley exige que todo zorro adulto traído al centro sea sometido a eutanasia. El centro sólo puede salvar a los cachorros de zorro de menos de un año –e incluso eso requiere un permiso especial y vacunas preventivas para los rehabilitadores.
Sin intervención humana, los zorros se pueden recuperar de la sarna, pero las infecciones pueden ser fatales. La enfermedad es causada por un ácaro altamente infeccioso que se mete justo debajo de la superficie de la piel del animal. Se alimenta de linfa y pone huevos y excrementos a medida que se abre camino en su túnel microscópico. Las infecciones de baja intensidad pueden causar pérdida de pelo y picor dentro de unas semanas, pero una mala infección, con hasta 32 mil ácaros por pulgada cuadrada, puede provocar la aparición de una gruesa capa de incesante picor que es vulnerable a infecciones bacterianas cuando el animal se rasca o mordisquea la zona.
Gastar más tiempo rascándose quiere decir menos tiempo para cazar, lo que puede llevar a desnutrición e inmunidad comprometida. Si se pierde demasiado pelo, los zorros pueden sucumbir a la hipotermia.
Una cepa de ácaros causa la sarna humana, pero la que causa la sarna del zorro provoca en los humanos, como máximo, un picor de breve duración.
Los perros son muy vulnerables a la sarna del zorro, pero para algunos perros una prescripción de ivermectina los puede sanar en un mes. Debido a que el fármaco puede hacer lo mismo por los zorros, algunos defensores de los zorros sugieren medicar a los zorros afectados con cebos impregnados de ivermectina cada dos semanas. Pero suministrar dosis fiables en la naturaleza puede ser complicado, y el cebo puede matar accidentalmente a los perros sensibles a la ivermectina, como el pastor escocés y el Jack Russells.
El Proyecto Zorro, una organización conservacionista de Gran Bretaña, dice en su página web que “se han logrado recuperaciones espectaculares [de la sarna sarcóptica] usando dos remedios homeopáticos”, una combinación de arsénico y sulfuro, y una segunda dosis de psorinum. Sin embargo, “resultados positivos son menos convincentes en los zorros con más del cuarenta por ciento de sarna visible”.
La Sociedad Nacional para el Bienestar del Zorro (National Fox Welfare Society; NFWS), también en Gran Bretaña, sugiere alimentar a los zorros con aceite de semilla de girasol, hígado fresco y vitaminas A y D para ayudarlos a recuperarse de la sarna. Los zorros que ayuda la NFWS a recuperarse de la sarna en cautiverio son mucho más afortunados que las zorras de Maryland: en Gran Bretaña no hay rabia.
28 de marzo de 2013
5 de marzo de 2013
©washington post
cc traducción c. lísperguer