no habrá maltratadores de segunda

Posted on mayo 16, 2013 por

0


[Nueva Jersey, Estados Unidos] [En Nueva Jersey, personas condenadas por maltrato animal no podrán poseer ni trabajar con mascotas en el futuro.]

[Alicia Graef] Nuevos proyectos de ley en Nueva Jersey que podrían prohibir que personas condenadas por maltrato animal puedan volver a poseer una mascota o puedan trabajar con animales están un paso más cerca de transformarse en ley.
La Ley de Moose fue llamada así en honor de Moose, un Labrador color chocolate de tres años, muerto, que está en el corazón de una conmovedora historia que empezó en mayo pasado cuando May escapó de su patio. Su familia, los Workmans, gastaron más de un mes tratando de encontrarlo, sin éxito.
En julio, sus restos fueron devueltos por Jacquelin Lockard, que fue descrita por la policía como una “rescatista y adiestradora novicia”. Lo había encontrado, vendido a una pareja en Pensilvania que accedió a dejar el adiestramiento en sus manos –incluso pese a que ella sabía que su familia lo estaba buscando- y terminó matándolo cuando lo dejó en una caja en un coche aparcado un día caluroso.
La historia se pone todavía más triste considerando que Lockard devolvió su cuerpo, pero trató de cubrir sus huellas mintiendo a los Workmans y diciéndoles que lo había encontrado cuando hacía una excursión. El caso fue investigado por la policía local y la SPCA después de que un veterinario determinara que había muerto hace poco y que no había vivido suelta, de acuerdo Philly Burbs.
El incidente provocó preocupación sobre los maltratadores que continúan poseyendo y trabajando con mascotas. Desde entonces, Lockard se ha declarado culpable de robo y dos cargos de crueldad animal -uno por lo que ocurrió a Moose y otro por no proporcionar abrigo a su propio perro, pero dice que todavía debe ser sentenciada.
En este caso, podría continuar trabajando como rescatista y llamarse a sí misma adiestradora, incluso con una pena por crueldad animal, lo que es realmente una idea tenebrosa.
La Ley de Moose fue patrocinada en respuesta a estas preocupaciones por los legisladores Troy Singleton, Herb Conaway Jr. M.D. y John Burzichelli y ayudará a los animales de diferentes maneras. Prohibirá que maltratadores de animales posean una mascota o trabajen en campos relacionados con animales y exigirá que los maltratadores renuncien a sus propios animales si son encontrados culpables de crueldad animal en cualquier estado.
“Dejar que los condenados por maltrato animal trabajen con animales es como dejar que el zorro guarde el gallinero”, dijo Burzichelli. “Lo que ocurrió a Moose fue desgarrador. Alguien que profesa ser un adiestrador de perros debería saber mejor y no debería confiársele el bienestar de otro animal en el futuro”.
La ley también dará a las empresas públicas y privadas relacionadas con animales, que van desde zoológicos hasta tiendas de mascota y clínicas veterinarias y refugios, las herramientas y autorización que necesitan para realizar controles de antecedentes para asegurarse de que no estén empleando a personas que hayan sido condenadas por crueldad animal. Además, creará una lista pública de transgresores que cualquiera que adopte o venda animales será capaz de controlar.
“Lo que le pasó a Moose fue trágico, especialmente dados los esfuerzos que hizo su familia para tratar de encontrarlo”, dijo Conaway. “Pero la mayor lección aprendida aquí es que no todo el mundo encargado del bienestar de los animales tiene los mejores deseos en mente. Esto ayudará a limitar a cualquiera con malas intenciones del privilegio de trabajar con animales”.
La Ley de Moose puede no prevenir el maltrato, pero ayudará a disuadir a los reincidentes, manteniéndolos alejados de sus víctimas potenciales.

Qué Hacer
La Asamblea General aprobó de forma abrumadora la Ley de Moose esta semana, pero ahora tiene que ser aprobada por el Senado.
Por favor firme y comparte la petición solicitando a los senadores de Nueva Jersey que ayuden proteger a los animales contra el abuso aprobando la Ley de Moose.
15 de mayo de 2013
28 de marzo de 2013
©care2
cc traducción c. lísperguer