misterioso desollamiento de castores

Posted on mayo 27, 2013 por

0


[Hallazgo provoca llamados a prohibir las trampas.]

[Alicia Graef] El hallazgo de ocho cadáveres de castores desollados cerca de un sendero en el Don Valley ha dejado a los residentes consternados y dispuestos a implementar una prohibición de las trampas corporales en la ciudad de Toronto.
Los primeros dos castores fueron descubiertos hace un mes en una popular ruta en los CrothersnWood por el vecino Tom Saask, que informó al ayuntamiento, pero desde el hallazgo inicial han aparecido más, informó hoy el Toronto Star.
Aunque la práctica de la trampa es perturbadora en sí misma, el caso de estos castores ha dejado a la gente sorprendida de descubrir que las trampas son perfectamente legales, preocupada porque el trampero responsable es desconocido e inquieta de que las trampas sean colocadas en áreas con mascotas y niños que corren el riesgo de morir o quedar mutilados.
Las trampas son autorizadas y reguladas por el Ministerio de Recursos Naturales de Ontario (MNR) en bienes nacionales y permitidas en tierras privadas con permiso –hay 2.800 trampas inscritas en tierras de la Corona. En este caso, la tierra es propiedad del ayuntamiento y de la Autoridad de Conservación de Toronto y Región (TRCA), pero nadie pidió permiso para cazar con trampa.
De acuerdo a City News, funcionarios de la TRCA no creen que el que haya hecho esto sea un profesional, o sepa si los castores son de Don Valley.
La Asociación para la Protección de Animales de Piel está llamando ahora a prohibir las trampas, similar al implementado en Guelph, no solo debido a los castores, sino a causa de otro incidente donde un grupo de excursionistas encontró a un coyote atrapado en un cable en Pickering… y el hecho de que la trampa es inherentemente violenta y cruel. El coyote fue rescatado y recibió atención de urgencia en el Centro de Vida Silvestre de Toronto donde permanecerá hasta que pueda ser devuelto a su hábitat.
Shannon Kornelson, directora de Extensión, escribió en el Huffington Post que incluso aunque la trampa fuera regulada, todavía subsisten varios problemas, que van desde la falta de implementación y la falta de transparencia –los traperos no están obligados a difundir avisos advirtiendo sobre sus ubicaciones- al hecho de que las trampas no son numeradas, de modo que si hubiera un accidente, no hay modo de saber quién es responsable.
Cuando se trata de la falta de avisos, los tramperos continúan insistiendo que la gente sabotee las trampas si saben dónde están y en algunos casos probablemente tienen razón. Para marzo, los saboteadores de trampas han presuntamente retirado unos 200 cables y trampas Conibear en Ontario. Incluso si no tienes la intención de retirar las trampas, no es una mala idea saber cómo abrir una Conibear, especialmente si sales a pasear con perros, o niños. La prohibición en Guelph fue provocada por la muerte de un perro que murió en los brazos de su dueño con su cabeza todavía en una trampa.
Fur-Bearer Defenders espera que los funcionarios se desprendan de las trampas antes de que ocurra otro incidente y está alentando a los residentes de Toronto y Pickering a contactar a sus representantes en apoyo de la prohibición.
26 de mayo de 2013
2 de mayo de 2013
©care2
cc traducción c. lísperguer