cafeterías con gatos

Posted on junio 1, 2013 por

2


[Japón] [Florecen cafeterías para gatos en el país].

[Cherise Udell] Los japoneses son renombrados por su pasión por el sushi, los celulares y los gatos. El sushi y los celulares son fáciles de conseguir en Japón, pero no los gatos. La mayoría de los propietarios japoneses prohíben las mascotas en sus edificios y departamentos, así que a menos que seas dueño, la parafernalia Hello KItty es lo más cerca que un inquilino japonés puede llegar a la tenencia de un gato. Y, digámoslo sin tapujos, Hello Kitty es adorable, pero no es exactamente lo que esperas si estás buscando un poco de compañía cuadrúpeda peluda después de un tenso día en la carrera de locos del siglo veintiuno.
Si estás contemplando la desconexión entre la pasión japonesa por los gatos y la prohibición de las mascotas en las propiedades de alquiler, Norimasa Hanada, algo más de treinta, tuvo una epifanía: ¿qué tal si empezaba con una cafetería? Un lugar donde los habitantes de la ciudad pudieran llegar por una taza de té, un acogedor rincón para leer, y un gato de regazo. Esto no solo permitiría que la gente-sin-mascota disfrutara de la compañía de un peludo felino, sino también entregaría gatos a una familia, aunque poco convencional.
Neko No Mise (Tienda de gatos; Gatería), de Hanada, fue un éxito inmediato. Al crear un ambiente relajador y distintivamente femenino con música suave, sofás de espuma y una pared repleta completamente con historietas manga, jóvenes de entre veinte y treinta (y algunos hombres y mujeres mayores) empezaron a parar en Neko No Mise como parte de un rito diario.
La estadía promedio es de una hora y media, pero muchos parroquianos convierten a Neko No Mise en su oficina por el día. Algunos clientes se declaran enfermos y luego pasan el día rodeados del amor felino que les quitará el dolor de cabeza, el resfriado o cualquier cosa que les achaque. Muchos de los clientes de Hanada admiten que Neko No Mise es el lugar adonde van cuando se sienten mentalmente exhaustos, demasiado estresados y simplemente necesitan replegarse.
Catorce gatos llaman mi casa a Neko No Mise. Muchos de los clientes humanos tienen gatos favoritos y los gatos tienen humanos favoritos. Si eres principiante, a alguno de los catorce gatos le puede costar un tiempo acostumbrarse a ti, ya que es típico de los felinos. La cafetería cobra por hora –nueve dólares, para ser exactos, o 21.50 dólares en un plan de tres horas, más lo que pidas en el café.
Los cafés con gatos son ahora un fenómeno pan-japonés con más de 79 locales en la isla. Un presentador de la radio japonesa sugirió que esta ligera obsesión con los gatos puede ser un signo de los tiempos. Hay un dicho japonés que dice que en tiempos de penuria económica, el interés en los gatos y en cosas relacionadas con gatos, aumenta fuertemente. La economía japonesa ha estado pasando por dificultades en los últimos tiempos y, ciertamente, las cosas relacionadas con animales han remontado en popularidad. Hace poco, un hombre de negocios japonés lanzó su primer producto hecho enteramente de gatos (es decir, de fotos de gatos). Un parroquiano de la cafetería sugirió que quizá la cultura tradicional de obediencia y conformidad, que exige que la gente actúe de modos predeterminados, sopesando cuidadosamente los matices de cada situación –lo que los japoneses llaman literalmente leer el aire- hace del gato, independiente y amante de la libertad, el blanco perfecto de la obsesión.
Como quiera que sea, los cafés con gatos están emergiendo en todo Japón y supongo que pronto lo harán en Estados Unidos, Australia, Europa y otros países. ¿Qué piensas de la tendencia? ¿Qué está pasando en tu país?
1 de junio de 2013
30 de mayo de 2013
©care2
cc traducción c. lísperguer

Posted in: cultura, gatos, japón