mascotas como alimento de mascotas

Posted on septiembre 21, 2010 por

3


[Animales de compañía en el alimento balanceado. Persisten denuncias sobre uso de animales eutanasiados en caniles como ingrediente de alimento para mascotas. Artículo de una colaboradora de la página web anima, cuya consulta es indispensable. Pese a que este artículo data de 2003, nada de lo que se afirma aquí ha cambiado y la industria del alimento seco para mascotas sigue utilizando, entre otras cosas, mascotas eutanasiadas en caniles y veterinarias como ingrediente. Publicaremos aquí proximamente una actualización de Ann N. Martin de 2008].

[Gabriela Romer] Cuando Charlie y Louie se enfermaron gravemente, Ann N. Martin, guardiana de estos dos perros, inició una investigación sobre la composición del alimento balanceado con que estaba alimentándolos, pues había notado cómo los animales se habían recuperado rápidamente al dejar de suministrárselo. Este fue el comienzo de lo que sería ‘Morir por el alimento balanceado’*. Para ese momento, las cosas no eran muy claras, y había opiniones diferentes. A raíz de la muerte de Louie, tiempo después, Ann no sólo inició una demanda legal a la compañía responsable, sino que además prosiguió una exhaustiva investigación en cuanto a la legislación vigente en materia de alimento para animales en Canadá y Estados Unidos, su procedencia y los efectos que estos alimentos ‘balanceados’ ocasionan en los animales.
Una de las más impresionantes preguntas que encabezan el primer capítulo es: “¿Perros y gatos en el alimento balanceado? No!, usted diría”. La autora comienza explicando: “Los animales de compañía son sólo otra fuente de proteína usada para el alimento balanceado y para alimentar animales destinados al consumo humano. Entregar los perros y gatos eutanizados es la forma más económica de deshacerse de los cuerpos. Estos animales de compañía mezclados con los restos de otros animales sacrificados en mataderos para el consumo humano, restos de supermercados (grasa, desperdicios, etc.), animales muertos en rutas e incluso animales muertos en zoológicos, conforman el contenido de los alimentos balanceados en Estados Unidos y Canadá. Los cuerpos de los animales son recolectados y las plantas procesadoras los reciben. Sus cuerpos son pelados y deshuesados para fabricar alimento para animales. Estas plantas procesadoras cocinan la carne a 250 grados F. La carne de los animales de compañía son una fuente de proteína, es verdad, pero resulta realmente antiético y desagradable”.
Es por ello que en Estados Unidos y Canadá, la piel, las vísceras, los huesos e incluso sus collares no son removidos porque el proceso de cocción es de 230 grados F durante 20 minutos.
Animales de compañía fallecidos por muerte natural o “eutanizados” son “reciclados” para alimento balanceado y sus dueños ignoran esta situación. Utilizar perros y gatos muertos no es ilegal en estos países, por ello se utilizan millones por año para fabricar alimento balanceado. La carne de perro y gato representa más del 10 % de la carne que se recicla de los desperdicios de carnicerías, restaurantes y mataderos. En Estados Unidos se llega a cien millones de libras, sin descontar los intestinos, las colas, las espinas dorsales, etc. porque se estima que se mata entre 6 y 7 millones de perros y gatos por año en los refugios. Debido a esta gran cantidad de animales no deseados el uso de su carne para alimento balanceado no está prohibido.
“El pentotal, un barbitúrico utilizado para eutanizar animales y en algunos casos también usado para sacrificar ganado y caballos no debería ser usado en animales destinados al consumo. Las carcasas de animales sacrificados con barbitúricos o sus derivados pueden contener residuos dañinos. Estos animales no pueden ser consumidos por humanos ni por otros animales”, explica la Asociación Americana de Medicina Veterinaria. Entonces, los animales “eutanizados” con pentotal, son usados para fabricar alimento balanceado para pequeños y grandes animales.
Aportando más pruebas a la investigación que inició Martin en 1990, se suma el artículo publicado por el diario Baltimore City en septiembre de 1995, donde se describe el funcionamiento de una planta procesadora y una foto muestra miles de perros y gatos colgados junto a carcasas de animales muertos en zoológicos, carroña, restos de carne entre otros que sirven para alimentar animales de su misma u otra especie.
La autora aduce que otra razón por la cual esta práctica es permitida es una cuestión de costos, a lo que se suma la excusa que dan los organismos de gobierno aduciendo que los incineradores son altamente perjudiciales para el medioambiente. “Es sabido que los nuevos y modernos incineradores con los que contamos hoy en día son no contaminantes y limpios”, explica Martin.

La Enfermedad de la Vaca Loca y Cómo Afecta a Nuestros Perros y Gatos
Este es el título del segundo capítulo del libro de Martin, donde explica que las encefalopatías, el prurito, la enfermedad de la vaca loca (BSE) y la enfermedad de Jacob son enfermedades causadas por priones. Stanley Prusiner descubrió los priones en 1970. Los priones no son ni virus ni bacterias. Los priones son una proteína infecciosa que no se detecta por el ADN. No pueden ser eliminados por la cocción ni por el congelamiento. Esterilización, radiación u otro procedimiento tiene poco efecto sobre ellos y pueden vivir en el suelo por años.
El período de incubación de BSE es de tres a cinco años antes de la aparición de signos clínicos. Estas enfermedades pueden transmitirse de ovejas a vacas, de vacas a otros rumiantes y no rumiantes y de vacas a humanos. “¿Adónde quedan entonces los animales de compañía?” se pregunta Martin. En julio de 1997 más de cien gatos murieron en el Reino Unido por encefalopatía espongiforme felina. “La mayoría, dice la autora, cree que esto se debe a que los gatos comieron alimento contaminado con animales muertos por la enfermedad”. Y revela que hacia mediados del mismo año ningún caso en perros fue reportado. “¿Es porque la incubación en caninos es más prolongada? ¿Están muriendo por otras causas antes de que la enfermedad pueda ser diagnosticada? ¿Son los perros de alguna manera inmunes a la enfermedad?”, se pregunta la autora.
Es sabido por todos que BSE se manifiesta en las vacas porque se evidencia en ellas mala coordinación, dificultades para caminar y perdida de peso. Esta enfermedad degenerativa les afecta el sistema nervioso central. Puede manifestarse de la misma forma en los perros. Las infecciones que causan la enfermedad pueden existir varios años antes de que la enfermedad sea diagnosticada.
Durante su investigación, la autora del libro entrevistó a un importante número de profesionales veterinarios y todos le brindaron la misma respuesta: “La única forma certera de diagnosticarla es a través de una autopsia cerebral”. Pero sabemos que la pregunta es: ¿qué es lo habitual en veterinaria cuándo un perro tiene una enfermedad neurológica? Rabia. Cuando se descarta esta posibilidad, lo siguiente es pensar en alguna toxina, si esta puede identificarse. Pero es altamente costoso el procedimiento para identificar cada toxina. “Por lo general la edad en el perro juega un papel fundamental en las enfermedades neurológicas y por lo general estos perros son eutanizados”, indica uno de los médicos veterinarios consultados.
Los veterinarios admiten que la enfermedad de la vaca loca puede ser incorrectamente diagnosticada porque nadie parece saber donde buscar las lesiones cerebrales. La información científica hasta el presente dice que los perros no están peligro de contraerla. Sin embargo, Martin revela en su libro que los animales que se infectan son el principal componente de los alimentos balanceados, las espinas dorsales, cerebros, etc., todas las partes de las cuales se sospecha sean transmisoras de la enfermedad.
“En el futuro cercano, a pesar de la rotunda negativa de los gobiernos americano y canadiense, nos encontraremos en una situación similar a la de Reino Unido. ¿Está la salud de nuestros animales de compañía en peligro? Sí, y no sólo por los ingredientes de los alimentos balanceados sino además por la amenaza de esta terrible enfermedad”, concluye la autora.
Es decir, las personas carnívoras rara vez comen los cerebros o las espinas dorsales de las vacas, pero los perros y gatos sí. Si esta enfermedad existe, los animales de compañía sufrirán las consecuencias.

Fuentes de Carne, Carbohidratos y Fibra
“Las etiquetas de los alimentos balanceados detallan los ingredientes de su composición. En realidad solo nos dicen la mitad de los ingredientes que contiene el alimento”, explica Martin. Animales de compañía, material removido en operaciones, animales muertos en rutas, carroña, animales de zoológicos son las fuentes de proteína que la autora encontró durante su ardua investigación. Asimismo, cuando un animal destinado al consumo humano se enferma, es “sacrificado” y enviado a la planta procesadora para alimento balanceado en estos países. Los mataderos de cerdos, vacas, conejos, ovejas, pollos, y otros “sacrifican” a los animales y quitan las pieles, uñas, vísceras, pies, pelos y cabezas porque no suelen ser utilizadas para el consumo humano. “Este material se utiliza también como ingrediente del alimento balanceado”, revela la autora.
Martin explica que los animales que mueren antes de llegar al matadero y los animales “sacrificados” por padecer enfermedades, forman también parte de la fuente proteica. “Cuando un animal no pasa el control de Drogas y Alimentos porque ha sido expuesto a sustancias que han contaminado su sangre, este animal es sacrificado y enviado a la planta procesadora para servir como alimento para otros animales”, dice la autora. En definitiva, este animal no apto para el consumo humano por su toxicidad se utiliza para alimento balanceado.
“Todos estos animales, sus restos, los desperdicios de restaurantes y la carroña se mezcla todo junto y se cocina de 20 minutos a una hora, luego la grasa que permanece en la superficie es retirada y forma la materia grasa utilizada en los alimentos balanceados, el resto es la carne”, revela Martin en este capítulo. Por lo tanto, si un pulmón de un animal está infectado con gusanos o si el animal tiene neumonía, este animal es sin duda un animal para el alimento balanceado. “El pescado es una fuente de proteína. Cuando abrimos una lata de alimento para gatos de pescado, el gato viene corriendo. El contenido de la misma es: cabeza, cola, vísceras, espinas y aletas. Como no se utiliza todo el pescado completo hay muchas vitaminas solubles en grasas, minerales y ácidos grasos omega 3 que no contienen estos alimentos. Sin embargo, muchas veces se destina todo el pescado completo y esto es porque no puede ser usado para el consumo humano ya que contienen alto nivel de mercurio. Cada lata de pescado para consumo humano vencida es usada para alimento balanceado. El atún se usa frecuentemente para alimento para gatos por su olor fuerte, casi irresistible para los felinos”, describe Martin.
Después de procesar el material para el alimento balanceado, esta “comida” prácticamente carece de valor nutricional. Dice Martin : “…encontramos que hay valores que exceden el nivel que necesita el animal de compañía y tal es el caso del nivel de sodio encontrado en los alimentos (veinte veces por arriba de lo necesario para un perro) que hace que sea más palatable para el perro”. Además, los alimentos contienen cantidad de conservantes. Sabores artificiales como jamón, ajo, queso, son añadidos para hacerlos más “sabrosos”. “Estos sabores además del colorante artificial tornan rojo brillante a toda la comida dando la impresión de estar saboreando un todo homogéneo”, explica Martin. Los conservantes BHA y BHT conocidos como cancerígenos son los utilizados para evitar que los alimentos balanceados se pongan rancios y por ello son “sin vencimiento”. Muchos de los granos utilizados en los alimentos balanceados contienen herbicidas, fungicidas y pesticidas que son agentes cancerígenos.
“¿Completo y 100% balanceado? Así lo publicitan las compañías de alimento balanceado”, dice Martin. Durante su investigación comprobó que el testeo realizado toma entre 10 y 26 semanas y se “usan” animales que permanecen en jaulas, con luz artificial durmiendo sobre el concreto. “Estos alimentos balanceados completamente han estado causando cantidad de enfermedades a los animales de compañía. Algunos de estos problemas van desde cardiopatías, falta de potasio y atrofia de retina en gatos causada por la carencia de taurina. El exceso de cocción del material usado hace que pierda los nutrientes necesarios y en el caso de la taurina puede ocasionar ceguera en los felinos”, explica Martin.
Observando la naturaleza podemos llegar a una perfecta definición de lo que realmente significa “perfectamente balanceado”. En estudios realizados en Australia sobre los hábitos alimenticios de los dingos, se encontró que gran parte de su dieta está constituida por conejos. Los gatos salvajes en Victoria ingerían conejos y una pequeña cantidad de hierbas, es decir, el porcentaje de vegetales era ínfimo, no se hace mención de soja, salvado, arroz, etc. “Los animales en la naturaleza no consumen granos y son el principal ingrediente de los alimentos balanceados secos tales como arroz, salvado, soja, choclo. El motivo es el costo bajo”, concluye Martin.

Amenazas Ocultas en el Alimento Balanceado
Drogas, metales, pesticidas y agentes patógenos

“Además del pentotal usado para eutanizar animales de compañía y otros mamíferos que se usan como fuente de proteína encontramos que el 50% de los antibióticos manufacturados en Estados Unidos van a parar a los animales”, revela Martin.
Es sabido que todos los animales de granja tales como los cerdos, vacas y pollos son alimentados continuamente con antibióticos, principalmente se utiliza la penicilina y la tetraciclina. Para combatir las recurrentes enfermedades que padecen estos animales (neumonía, enfermedades intestinales, stress, rinitis, mastitis y otras) las drogas se incluyen en su dieta. “La fábrica de los animales de granja ha llegado a ser la principal contribución a estas enfermedades. El nivel de drogas usadas significa millones de dólares para la industria farmacéutica. Y para los granjeros es beneficioso porque los animales requieren un período más corto para ser sacrificados ya que engordan rápidamente por el uso de las hormonas y las drogas que se utilizan. Sin embargo, los humanos carnívoros y los animales de compañía son los últimos perdedores porque la cadena termina en el alimento que consumen”, explica la autora.
Martin descubrió que los animales destinados al consumo humano no reciben antibióticos durante 30 días previo a su “sacrificio” para que las drogas desaparezcan de su sistema. Sin embargo, si se observa que el nivel excede lo permitido o se visualiza el lugar de las inyecciones aplicadas, estos animales se destinan a la fabricación de alimento balanceado porque no son “aptos para consumo humano”. Por consiguiente, “los animales completos o las partes afectadas son enviadas a las plantas procesadoras”.
Aunque muchas drogas se degradan con la temperatura de cocción, los productos que quiebran la resistencia a la droga o los productos de la degradación pueden permanecer. Los productos de la degradación son para algunas drogas todavía más activos o más tóxicos aún que la droga. Por ejemplo para tratar la salmonella y la neumonía por E-coli se le administra a los animales drogas de manera “preventiva”, no se usan para tratar la enfermedad.
La cáscara del maní, ingrediente de la mayoría de los alimentos balanceados, es usada como fuente de fibra y es también la principal fuente de aflotoxina. Esta substancia es conocida como la más tóxica para la humanidad, ya que sólo pequeñas cantidades de la misma mata millones de humanos y animales. Se ha observado que produce cáncer de hígado en los animales. “Todos los granos destinados al consumo humano deben pasar un test que indica que no contiene la toxina, test que no es obligatorio para la industria de alimento comercial para animales de compañía”, indica Martin. La autora descubrió que en junio de 1998, se registraron numerosos casos de perros enfermos por esta toxina en sus dietas.
“Recientemente se encontró que algunos órganos de animales contienen plomo. Estos órganos son el principal ingrediente de los alimentos balanceados. Por consiguiente, las pruebas revelan que el nivel de plomo que ingieren los animales a través de su dieta balanceada es peligroso considerado el nivel que requiere un joven. Los gatos y perros son muchos más pequeños”, dice la autora del libro.
En California se encontró que el nivel de plomo de los gatos que padecían leucemia felina era muy alto y el nivel de mercurio presente estaba en niveles anormales. “Probablemente esto se debía a la dieta de pescado de los alimentos”, explica Martin y añade: “Ninguna prueba oficial es requerida para testear metales, pesticidas, drogas o agentes patógenos en los alimentos balanceados en Estados Unidos y Canadá. Esto es sólo una pequeña fracción de los cientos de contaminantes que sin intención se usan para alimentar nuestros perros y gatos”.
“¿Cuántas veces llevamos al veterinario a nuestros animales y el tratamiento prescripto es antibiótico?”, se pregunta la autora y explica:” Los cuerpos de nuestros animales de compañías están repletos de antibióticos y por eso se vuelven resistentes a muchas drogas usadas para tratar infecciones bacterianas y vírales. Cuando una droga prescripta no produce efecto, se administra otra y luego otra. Cuando todas fallan muchos veterinarios sugieren asteroides. Cuando esto llega al final, nuestro animal de compañía cuenta con tantas drogas en su cuerpo que se asemeja a una farmacia”.

Pruebas e Investigación de la Industria del Alimento Balanceado

Como sabemos, las pruebas se llevan a cabo principalmente en cachorros. Por ejemplo cita la autora: “se priva de calcio completamente a un grupo de cachorros Gran Danés hasta volverlos perros “gelatinosos” porque sus huesos se desintegran”. El test de los “científicos” concluye entonces: ” los perros tienen una necesidad nutricional de calcio”. Otro de los experimentos incluye, explica Martin “un grupo de cachorros privados totalmente también de magnesio y un grupo de perras Beagles preñadas son expuestas a una sobredosis del mismo, lo cual produce una corta vida a sus cachorros”.
Es decir, la mayoría de las pruebas van de carencia total o sobredosis de requerimientos, algo que ni un humano ni un animal experimentaría en la naturaleza. Estos estudios involucran animales torturados continuamente para determinar el “valor nutricional” de los alimentos balanceados. La autora llega a esta conclusión: “Además de abusar de estos animales, la información que recaban es absolutamente insuficiente porque estas pruebas no toman en cuenta los diferentes requerimientos de las numerosas razas. Estas pruebas están repletas de ‘quizás’ y ‘podría’ “.

Nutrición y Veterinarios
“¿Tiene la mayoría de los veterinarios pleno conocimiento del aspecto nutricional de los animales de compañía?” se pregunta la autora.
En Estados Unidos y Canadá los estudiantes cuentan con un curso que no supera las dos semanas referido a esta cuestión. “La mayoría de estos cursos son dictados por nutricionistas de las compañías de alimento balanceado. La mayoría de los veterinarios reciben donaciones de alimento balanceado y antes de instalar su propia clínica para animales de compañía, la mayoría posee escaso conocimiento de felinos y caninos, representantes de las compañías les proveen cursos cortos de las propiedades y virtudes de los completos y balanceados alimentos comerciales para perros y gatos”, dice Martin.

En Argentina
Después de leer este informe seguramente la conclusión es “¡No compremos alimento importado!”. ¿Los alimentos nacionales poseen mejor calidad de nutrientes que los importados? ¿Los alimentos nacionales no están testeados en animales?[Ver ‘Testeo de alimento balanceado para perros y gatos']. ¿Los animales explotados para comida no reciben drogas para aumentar su peso y prevenir enfermedades? ¿La legislación argentina controla la calidad de los alimentos balanceados? ¿Existe una regulación al respecto? ¿Cuánto tiempo y de que forma adquieren nuestros veterinarios conocimiento de nutrición de pequeños animales? ¿Cuál es el destino final de los cuerpos de animales “eutanizados” en los antirrábicos de nuestro país o en los refugios? ¿Porqué se insiste con la eutanasia desde los municipios? ¿Qué hay atrás de todo esto? ¿Adónde terminan los animales muertos en zoológicos argentinos? ¿Por qué muchos veterinarios se “encargan” de los cuerpos de los animales que sus propios “dueños” llevan a “sacrificar” ? ¿Los animales destinados al consumo humano enfermos no se destinan a la fabricación de alimento balanceado? ¿Los vegetales y legumbres usados se verifican de la misma manera que para el consumo humano?
Los perros pueden vivir y alcanzar una excelente calidad de vida con una dieta casera vegetariana.
En el caso de los felinos esto no es posible porque requieren taurina, aminoácido presente sólo en la carne. En muchos países se fabrican alimentos balanceados orgánicos para gatos que incluyen taurina y no contienen animales. En la medida que tomemos conciencia de que es necesario respetar el derecho a la vida de todos los animales y preocuparnos y ocuparnos de la nutrición de nuestros animales, estos alimentos se comenzarán a comercializar en nuestro país.
Cocinar puede tomar más tiempo que abrir una bolsa de alimento balanceado y este es el inconveniente que se plantea en los refugios donde no es tan simple preparar comida casera. De nosotros depende exigir que se fabriquen alimentos balanceados que no contengan animales y que no estén testeados en animales. Podemos exigir que se controle la calidad nutricional de los mismos así como lo exigimos para nuestro alimento, a través de cartas, emails, fax o telefónicamente. Podemos pedir a los fabricantes nacionales un alimento completo vegetariano y que no involucre dolor para otros animales.
Para el caso de nuestros animales de compañía, una dieta casera de alimentos frescos parece ser la mejor opción.

*Food Pets die for, Ann N. Martin, Newsage Press, Oregon, 1997.
21 de septiembre de 2010
septiembre de 2003
©anima